15 jul. 2013

Descendamos juntos al infierno, tururururú...

Mira Dante, Dan Brown escribió una biografía sobre ti —le digo a mi laptop mientras le enseño una copia de Inferno, su última novela—. Seguramente narra tu aventura por los círculos del averno, esos lugares de los que nunca has salido ni pretendes salir. Mi laptop, como gentilísima respuesta, se apaga en menos de cinco minutos para evitar otra calcinación espontanea frente a mis ojos; entonces maldigo al calor, al verano, a Brown, a Alighieri y a la madre que los parió a todos.

Lo cierto es que el último libro de Dan Brown no habla precisamente de Dante, Virgilio y su paso errante por el divino infierno. Habla de bioterrorismo, de plagas que extinguen humanidades y países europeos bonitos, como Italia. Ésta vez no se trata de Jesucristo, ni de la Iglesia Católica, ni del CERN, ni de los Illuminati, ni de los masones ni ninguna otra sociedad secreta que se les venga en mente y aun así huele a lo mismo.  

Los libros de Brown tienen el mismo sabor y se digieren en el mismo tiempo, en dos o tres días cuando mucho, aunque tengan más de 500 páginas y cerca de 100 capítulos. Es fast food —comida corrida—, no necesariamente ligera pero tampoco vulgarmente pesada. (Esperen, ¿estoy comparando un libro con comida? Hay algo grave aquí). Conozco a varios lectores que se quejan de esto, pero yo nunca le he visto lo malo. A veces se les olvida que Dan Brown no escribe obras maestras de la literatura, escribe bestseller; escribe para las masas. Sus libros son de lectura fácil, escrito con palitos y bolitas, siguiendo una misma estructura narrativa con los mismos elementos claves: un profesor de simbología, una mujer que aparece fugazmente en su vida, una carrera contra el tiempo (casi siempre son 24 horas) y un inminente cataclismo mundial. Me gustan sus libros porque son fáciles de leer. Es una lectura que la puedes masticar y escupir en ese mismo instante sin que si quiera te cansen los ojos. No se necesita que pongas más de dos neuronas en coordinación para entender lo que el hombre te está diciendo porque él mismo se encarga de explicártelo con muchísima imaginación. Brown no es el rey del género thriller; está lejísimos de serlo. De hecho, ni siquiera creo que esté entre el top ten internacional. No es un crack de la literatura, pero tampoco es un escritor mediocre. Es más, acérquense a mi librero para mostrarles un par de ejemplares de escritores que de verdad les harían derramar lágrimas de sangre y no precisamente por su talento.

Hace tres días terminé Inferno. Pero por lo pronto no leeré nada en los próximos días, deseo hacer otras cosas, entre ellas ver el primer capítulo del anime Silver Spoon (¡se estrenó el jueves!). Por otro lado, me apetece editar y acomodar de una vez por toda la sección de fanfiction de este blog y de pilón escribir otro par de fics que de verdad quiero crear... Y el calor sigue y no se va, y probablemente no se irá. Así que ya les contaré en una semana cómo terminan mis dramas cotidianos, eh. :)

2 comentarios:

  1. Ese Dan Brown es como Tom Clancy con sus novelas de super espías y equipos élite anti-terroristas, haz de cuenta el libro vaquero para los gringos, nomás que sin dibujitos

    Yo lo último que leí de Dan Brown fue "La Conspiración", que trata sobre un meteorito enterrado cerca del Polo Norte

    saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Un saludo de regreso. :D

    Las novelas de Brown son bastante ligeras, a decir verdad. Independientemente si tienen 300 páginas ó 500. Maneja una prosa sencilla y lineal. De él sólo he leído los libros donde aparece Robert Langdon. No he tenido la oportunidad de leer Fortaleza Digital ni La Conspiración y dudo que lo haga a corto plazo. Personalmente no pienso gastarme cerca de $400 en uno de estos libros; por suerte todos los que tengo han sido regalos, éste último fue de cumpleaños. :D

    Me entretienen mucho, eso sí, aunque admito que he leído novelas mucho mas elaboradas que las de él. :)

    ¡OTRO SALUDO DE REGRESO! ^_^

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! :)