22 ene. 2010

Un sencillo homenaje al hombre que nos enseñó el enorme poder del silencio.


"Las generaciones del porvenir apenas creerán
que un hombre como éste caminó
algún día sobre este planeta y en carne y hueso."
------------------------------------------------------------
Calló para que se pudieran escuchar los unos a los otros. Con su silencio levantó guerras que jamás se vieron sobre la faz de la tierra mientras soñaba desde su humildad con otros mundos donde se pudiera vivir en paz. Miró más allá de donde los ojos humanos podían ver, y cuando rompió ese silencio sepulcral lo hizo sólo para cimbrar los cimientos que sostenían la fragilidad de los poderosos.

Su nombre era Mohandas Karamchand Gandhi, el hombre que guardó silencio por amor al mundo.

11 ene. 2010

¿Existe algo más surrealista que las pinturas de Salvador Dalí?

------------------------------------------------------------------------------------
Es que de verdad somos bien bizarros en esta nación.

Salvador Dalí, el pintor español del bigote gracioso y mirada maquiavélica, dijo en una ocasión que ya no quería regresar a México por que no soportaba vivir en un país más surrealista que sus pinturas. Seguro que Dalí tenía un sentido del humor peculiar, único. De repente podías verlo volando con tres gatos y una cubeta de agua en aquella famosa fotografía de Philippe Halsman, imagen atómica y magistral que me quedó marcada en la memoria desde que la vi, hace más de 15 años, como la pintura en los lienzos de aquel artista español.

Me pregunto, ¿qué pensaría Salvador Dalí si supiera que en el séptimo país más feliz del mundo se encuentra la ciudad más violenta de la tierra? Es curioso, llamativo, raro... surrealista, pero allí estamos, siendo felices en la pobreza, en la tristeza, en la muerte, en la salud, en la enfermad y en las epidemias; así somos, así vivimos, así nos han educado. La mayoría de nosotros somos felices por que no conocemos otro estilo de vida y con lo que tenemos nos sentimos bien. Sonrío de sólo recordar aquella imagen curiosa que Google Noticias me regaló hoy en la tarde.

Las vacaciones ya se me terminaron, se han acabado y vuelvo al bendito infierno de Culiacán, con sus climas cálidos, sus soldaditos en las calles y semáforos que te ordenan el tiempo en que tienes que cruzar la calle o esperar. Odio los semáforos, nunca te dan tiempo de cruzar con tranquilidad. De hecho, creo que lo que en verdad detesto es el tráfico, caótico y cruel, implacable y además de todo, aburrido. Dicen que hubo un tiempo en que tener un automóvil era un lujo. Pero todo se termina, lo que antes era lujoso después se mira con regularidad, se convierte en necesidad, hay veces que incluso deja de tener ese encanto que lo hacía maravilloso y especial.

Acabo de dejar Escuinapa y ya lo extraño, me siento patética por eso, por no poder desprenderme de mi pueblo. Si no quedara tan lejos iría cada fin de semana a aquellos lados.

Durante el viaje a Culiacán me he dado cuenta que el Cine B aún existe, moderno, a todo color y tan bizarro y surrealista como México y las pinturas de Dalí. Cuando uno ve las extensas fichas filmográficas en IMDb de los actores más famosos y veteranos de Hollywood te encuentras con películas que jamás habías escuchado en tu vida e incluso puedes llegar a preguntarte que tan buenas son. Para saber la respuesta a esa pregunta basta con subirte a un autobús de Unidos de Sinaloa. Te encuentras con CADA COSA que algunas veces te dan ganas irresistibles de bajarte en el pueblito más cercano ya sea para vomitar o quedarte a vivir allí. SON MALAS, en verdad son malas. Son tan malas que como se podría dar cuenta cualquiera, NUNCA se estrenaron fuera de su nación, ni siquiera creo que se hayan estrenado en cines. Es que son un bodrio. No se salva ni Jackie Chan (que de algo hay que comer, claro). Eso sí, ver a Harrison Ford persiguiendo a unos malos malísimos asesinos en una bicicleta rosita y con flores por una capital del país más poderoso del mundo no tiene precio, (hasta una foto les conseguí para que no me digan que es mentira).

¡Por amor a Han Solo! Si a mi me pagaran millones por eso también lo haría XDDD. Juro que el hombre se vería hermoso con esa cosa rosa en mi pueblo bicicletero, y lo mejor es que nadie le diría nada. Es que después de esto no puedes volver a tomarlo en serio. Lo mejor era cuando tocaba la campanita para que el trafico se apartara de su camino, era una ternura hecha anciano, en serio.

Parece ser que todos somos un poco surrealista.

7 ene. 2010

Ahora... "A Callarse"

Entra en vigor alto al fuego unilateral decretado por Israel.


Ahora contaremos doce y nos quedamos todos quietos.
Por una vez sobre la tierra no hablemos en ningún idioma,
por un segundo detengamonos, no movamos tanto los brazos.

Seria un minuto fragante, sin prisa, sin locomotoras,
todos estaríamos juntos en una inquietud instantánea.

Los pescadores del mar frió no harían daño a las ballenas
y el trabajador de la sal miraría sus manos rotas.

Los que preparan guerras verdes, guerras de gas, guerras de fuego,
victorias sin sobrevivientes, se pondrían un traje puro
y andarían con sus hermanos por la sombra, sin hacer nada.

No se confunda lo que quiero con la inacción definitiva:
la vida es solo lo que se hace, no quiero nada con la muerte.

Si no pudimos ser unánimes moviendo tanto nuestras vidas,
tal vez no hacer nada una vez, tal vez un gran silencio pueda
interrumpir esta tristeza, este no entendernos jamas
y amenazarnos con la muerte, tal vez la tierra nos enseñe
cuando todo parece muerto y luego todo estaba vivo.

Ahora contare hasta doce y tu te callas... y me voy.

----------------------------------------------------

5 ene. 2010

2010: Ponle el título que quieras :D

----------------------------------------------------------------------------------------------
Empezó un nuevo año. Empezó bien. Lento, perezoso, y con poco frío. Pero ya comenzó.

Es increíble pensar que hace un año tuve como propósito actualizar mi blog mínimo una vez a la semana y viendo en retrospectiva es deprimente saber que hace casi un mes que no pongo una entrada nueva. Es la pereza de la Navidad y los días de descanso, la posibilidad de estar en casa, de despertarse a la hora que a uno le dé la gana.

Este año no haré una lista de propósitos, me he dado cuenta que soy un asco cumpliendo esa clase de cosas. Dejaré que el año venga como quiera y que el tiempo haga lo suyo, yo pondré de mi parte y así estaremos todos un poco contentos.

Así sin desearlo, sin atestiguarlo o sin siquiera mencionarlo a nadie más (nada más a los millones de seres humanoides que navegaban todos los días por el ciberespacio) he hecho propósitos silenciosos. Propósitos sencillos que probablemente pasarán desapercibidos para la mayoría. Trataré de ser una mejor persona, trataré de escribir más, de gastar menos, de cocinar, de ahorrar, de llevarme bien con la vida, con un poco de suerte quizá no me abofeteé en la cara. "Vendrán tiempos mejores" dijo alguien por allí, yo aun espero que esa cosa asquerosa llamada destino -y en el cual no creo- me siga regalando momentos felices y estupendos como lo ha hecho hasta ahora. Soy feliz, no voy a negarlo.

El año lo he empezado bien. Trato de ayudarle a mi mamá lo más que puedo, después enciendo a Dante, juego un rato, reviso las paginas, correos, noticias y blogs, veo la TV. Una rutina, una rutina monótona que extrañamente me gusta, la encuentro agradable, y casualmente la extrañaré cuando las vacaciones terminen.

Misty, mi perrita cocker spaniel de 9 años -casi 10- ya está viejita, muy viejita. Le pesan los años en el cuerpo, se le nota. Camina lento, come mucho, engorda demasiado, tiene cataratas y se fatiga rápidamente. Así es Misty, su vida me ha pasado en un abrir y cerrar los ojos. La miro y veo una década entera en su cuerpo y su pelaje canoso. Parece que fue ayer cuando mi papá la compró a la módica cantidad de $250 pesos. Esa es Misty, la reina que compramos como mendiga y ahora, bajo la silla exige un reino para gobernar, ¿o acaso me está pidiendo un pedazo de pan del que estoy comiendo? En cualquier caso no tiene por que razón esforzarme más, ha hecho tanto por mi, tantas veces, que lo mínimo que le puedo exigir es que siga viviendo. Umi y Kenny, sus hijos, siguen tan jóvenes como siempre lo han sido.

¿Regalos de navidad? Creo que no hubo. Alguno del intercambio que hicimos aquí en la familia, pero nada más.

Sería bueno que me regalara algo, pero prometí que no gastaría tanto este año. Entro en un conflicto emocional y eso me deprime.

He conseguido el Zuma Revange (2009) un jueguito adictivo cuyo antecesor me comí de una bocanada hace ya un par de años y con el que hice mi más grande hazaña: enviciar a mis padres para que no dejaran de usar la PC. Eran uno ases del juego. Ya veré que tal está la nueva versión.

Tengo unas ganas tontas de comprar el libro "Diarios del Fin del Mundo". Me enamoré de él desde que lo vi en el blog de uno de sus tantos autores. Cuesta sólo $140 pesitos con gastos de envío incluido, ¿puede ser posible tanta belleza? XDD. Hay veces que me siento muy tonta al ver que los únicos amores que he tenido son de papel y con tinta impresa.

-"Consíguete una vida, Linda"-. Dante me dice desde el escritorio.

Le sonrío.

Pienso volver a mi blog negro como la noche, lo extraño, este queda muy brillante y a mi el negro me hace sentir segura.

La gente debe creer que estoy loca por que puedo escuchar a mi laptop hablar, pero el mundo se va a acabar así que no me importa XDD.