29 dic. 2008

Anillo Solidario contra la masacre de Gaza...


NAVIDAD

Hoy no hay versos que paren
el ruido de las armas.
No hay corazón que enjugue
la sangre de los niños.
Ni brazos que sujeten el dolor
de la mujer que maldice
la Navidad de fuego y de metralla.

Hoy todas las religiones de la tierra
han decidido, de común acuerdo,
eliminar de sus libros más sagrados
los dioses de la Paz.
Y queda como dios
único el dios de la venganza.

Hoy no hay versos de amor.
Está la muerte prendida de una estrella
Y todos los países se desean entre abrazos
felices Navidades. Caen las bombas
en la escuela y la casa.

Se ha registrado en la ONU una protesta
formal firmada por Alá, Yhavé
y otros mil cuatrocientos dioses y que ha sido
convenientemente sellada y archivada:
“A veinticinco de diciembre, cualquier año...”


---------------------------------------------------
Uniéndome a el Anillo Solidario que ya han hecho blogs como Lapices para la Paz, El Ventano,  14 de Abril, Entre Nómadas,  y otros muchos blogs más, yo también he decidido aportar mi pequeño granito de arena para no ser indiferente al dolor de los que corrieron con una vida diferente.

Ante las masacres sucedidas en la Franja de Gaza que estamos contemplando con horror en estos últimos días que han traído como consecuencia la muerte de más de 300 civiles y un millar de heridos, el Anillo Solidario de Blogs quiere denunciar mediante este comunicado las atrocidades que el gobierno de Israel está cometiendo contra la población palestina de Gaza:

La Franja de Gaza se encuentra sitiada y la aviación y la artillería israelí una de las más potentes del mundo sigue masacrando a la población. Un millón y medio de civiles son prisioneros del Ejército Israelí y están siendo privados de alimentos básicos, combustible y electricidad.

Todos los hospitales están saturados de heridos, se encuentran sin medicinas ni capacidad para tratarlos. Muchos de los heridos perecen en los pasillos del hospital. Asistimos a crímenes contra la humanidad y a una violación sistemática de los Derechos Humanos.

No hay ninguna justificación ante esta barbarie desproporcionada, cruel e infame por parte de Israel, que viola deliberadamente todas las Leyes Internacionales, las resoluciones de la Convención de Ginebra de 1949, que defiende los derechos de los ciudadanos civiles en tiempos de guerra. Consideramos que esta no es la vía para alcanzar la paz, sino de generar mayor odio y violencia entre los pueblos.

Reclamamos a la Comunidad Internacional que exija a Israel el fin de toda violencia, cumpla todas las resoluciones de la ONU, del Consejo de Seguridad entre otros y sea sancionado por violar sistemáticamente los Derechos Humanos y el Derecho Humanitario Internacional ante el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, principal órgano judicial de la Organización de Naciones Unidas.

Por todos estos motivos y ante el silencio vergonzoso de la comunidad internacional y demás organismos competentes pedimos la movilización de la blogosfera para que actúe sumándoos a este comunicado en vuestras bitácoras.

Por una Paz con justicia para el pueblo palestino.

¡No más muertes, no más terror en la Franja de Gaza!

---------------------------------------------

28 dic. 2008

Los niños de Hiroshima...

Este post es la continuación del post anterior titulado "Sadako y las mil grullas de papel", para ir a la entrada pueden ir más abajo o dar clic en el titulo que acabo de mencionar o aquí mismo.

"Yo voy a escribir la paz en tus alas y tu volaras por todo el mundo"
-Sadako Sasaki- (1943-1955)


-Pesa...- dijo la niña sosteniendo el pedacito de papel entre los dedos-... demasiado.

-Si haces mil pajaritas te sanas- empirismo de quien no tuvo sino sarampión o angina.

-Es tan duro doblarlo, pájara de palo, pájara de lata, pajarita mala-

Rodeándola de rodillas reunía sus tablas de sumar añadiéndole unidades a la certidumbre,pongo el cinco y llevo el veinte a la columna de la credulidad.

En un rincón uno hizo una paloma y la arrogo al montón donde aumentaba la bandada para hacerla vivir aunque fuese con trampas, ayudandole al proyecto de mujer a saber como sera ser grande, atropellando cifras como en la escuela, años, edades.

Cuando el coro iba a cantar quinientos ocho se tragaron el numero con un sorbo de espanto.

No pudo terminar la otra ala.

Entonces los niños que quedaban fueron a llamar a los carbones apagados de las puertas. Entraron en las piedras deshechas de las habitaciones limpiándose con el dorso de la mano la primera duda. Removieron huesos, recogieron papeles, envolturas del destrozo. Periódicos en los que todavía no había sucedido nada. Y en las calles de la ciudad suprimida, junto a los muros donde quedo la sombra del que iba a su empleo, las manos pequeñitas plegaban día y noche mientras lloraban, plegaban mientras crecían: pajaritas rosadas, amarillas, verdes, celestes, blancas, para que nadie se muera así, antes de morirse buenamente, para que cada uno tengas su cuota asegurada varias veces mil palomas, varias veces mil días.

Por que el asesino va a todas partes tourist tour vendiendo a tiros su zanahoria, vuelve al sitio pateando al gato para que no lo reconozcan los fantasmas.

Sesos, médula, luces lilas en el bar, entre los tímidos pechos japoneses de la sobreviviente. "How many dollars?". A admirar el monumento a las cenizas, a poner su firma de autor al pie de los cuarenta mil identificados y de los ochenta mil  que nunca se llamaron nada, a fotografías smile niñas truncas, como si pudiéramos olvidar, como si pudiéramos dormir. 

Yes. Souvenirs from Hiroshima. Souvenirs from la época maravillosa de la infancia.

¿A quién mierda pueden importarle ahora el amor o la poesía si ya no se usan?

Adiós estatua griega, ciencias del hombre, porción dorada...

Good-bye Dios.
----------------------------------
(Jorge Enrique Adoum)

Sadako y las mil grullas de papel...

Hoy 28 de diciembre se conmemora según algunas creencias el día de los Santos Inocentes, recordando la masacre cometida en Belén contra todos los niños menores de dos años ordenada, aparentemente, por el entonces Rey Herodes. No voy a hablar de esa fecha hoy. No necesitamos ir tanto tiempo atrás para darnos cuenta que el asesinato a los más inocentes aun continua, solo basta con voltear hacía Afganistán.
Uno de los post que siempre desee escribir desde que este blog fue fundado es sobre Sadako Sasaki. Hoy voy a hacerlo. Tal vez conozcan su historia, pero si no la conocen... deberían.

Sadako Sasaki nació en Hiroshima el 7 de enero de 1943. Cuando tenia solo dos años de vida el coronel Paul Tibbets abordo del Enola Gay dejo caer sobre la ciudad la primera Bomba Atómica usada como arma contra la sociedad civil. Sadako vivía a solo un kilómetro y medio de la llamada zona cero, La Cúpula de Genbaku. A pesar de la cercanía con el lugar de los hechos tanto la niña como su familia lograron sobrevivir y salir adelante. Sadako crecería como cualquier niña de su edad, le gustaba el deporte, era atlética, y se divertía jugando con sus compañeros de escuela, la vida transcurría normalmente como la de cualquier niño en aquel Japón devastado.

Cuando Sadako tenía 11 años en 1954 durante una carrera se sintió muy mal, era el principio de una larga agonía. Días después el diagnostico de lo que padecía se dio conocer, la niña tenía la temible "Enfermedad de la Bomba A" conocido en el mundo de la medicina simplemente como Leucemia (Cáncer). A partir de allí comenzaron los tratamientos, las medicinas, las recaídas, el doloroso camino a la muerte.

En alguno de esos días Chizuko Hamamoto, amiga de Sadako le recordó una vieja tradición japonesa que dice que si cualquier persona lograba hacer mil grullas de papel le seria concedido un deseo y fue también esa niña quien le regalo la primera hecha con papel dorado. Sadako encontró en esa vieja creencia una razón para seguir viviendo. Con sus pequeñas manos empezó a darle forma a las hojas convirtiéndolas en figuras de Origami. Ella moría mientras nuevas grullas nacían. Así transcurrieron los días en aquel frió hospital.

La niña nunca lograría crear las mil grullas que se propuso. Sadako Sasaki murio el 25 de octubre de 1955. Solo tenía 12 años de edad.

Llevaba 644 grullas de papel el día en que murió.

Sadako no solo pidió que fuera sanada de su enfermedad, para ella eso era demasiado egoísta sabiendo que existían otros niños que sufrían los mismo que ella. A cambio la niña pidió como deseo que jamas cayeran sobre la faz de la tierra ni una sola bomba más. Así nadie tendría que vivir por lo que ella estaba pasando.

Al saber sobre su muerte los compañeros de la escuela de Sadako empezaron rápidamente a terminar el resto de grullas que faltaban. Lo lograron, y no solo eso, en 1958, apenas tres años después de su muerte se inauguro en El Parque de la Paz de Hiroshima un monumento en honor a la niña, en la base puede leerse el mensaje: "Éste es nuestro grito, ésta es nuestra plegaria; paz en el mundo".

*Imagen: Fotografía de la base del monumento de Sadako Sasaki en Hiroshima. Se puede leer: "Kore wa bokura, no sakebi desu. Kore wa watashitachi no inori desu. Sekai ni heiwa o kizuku tame no". (minainerz)

Fue a partir de esta historia cuando las grullas de papel, principalmente las blancas, se convirtieron en símbolo universal de paz y resistencia y millones de personas han acudido en todos estos años a postrarse frente aquel monumento perdido en aquella castigada ciudad japonesa y decoran alrededor de la imagen de Sadako un altar con miles de grullas de diversos colores y tamaños.

Todos y cada uno de esos papeles doblados simbolizan y significan más que cualquier bomba atómica jamas lanzada.

Usar tus manos para plegar y crear un pedazo de arte en lugar de utilizarlas para matar es quizá lo que nos vuelve más humanos. Lo que hace diferentes a los héroes de las escorias, a los inocentes de los asesinos.

Esa quizá sea la más grande diferencia entre Sadako Sasaki, la niña que murió soñando un mundo mejor, y Paul Tibbets el hombre que murió orgulloso de su hazaña, sin remordimiento alguno y solo soñando un simple país mejor. Portando orgulloso el patriotismo que le hicieron creer la vieja mentira de que tu país es mejor solo porque tu naciste en el.

Pero de lo que si estoy casi seguro es que Paul Tibbets murió sabiendo que la mayoría de las personas en el mundo lo odiaban, algo que con la pequeña Sadako no sucedió, su hazaña sera recordada por años, millones de grullas seguirán siendo plegadas y más monumentos se levantaran en su honor. Su historia se contara de generación en generación y su nombre se convertirá en leyenda. Personas de todo el mundo, de diferentes idiomas o lejanos pueblos se postraran en Hiroshima y colocaran a sus pies lo que ella nunca logro terminar en vida. Se gritara en su honor por los niños cuando las guerras estallen y en cada papel plegado para formar una grulla se leerá un mensaje de paz que sera entendió por cualquier persona, en cualquier parte del mundo, en cualquier momento de la historia.

Imagen: Cientos de miles de grullas de origami de diversos colores alrededor del Monumento a los Niños victimas de la bomba. Todos los pequeños que murieron son represetados por la pequeña Sadako Sasaki.

Por que esa es la mayor diferencia entre un héroe puro e inocente... y un simple asesino.

Entre una niña y un adulto.

~SADAKO AND THE PAPER CRANES~
(Tommy Sands)

Sadako was a baby when the cruel bombs were burning
And the homes of Hiroshima turned to hell
But somehow she kept living and she seemed to laugh and play
Just like any little girl of ten
But lately she's complaining of dizzy spells and headaches
And she's praying for an end to all these pains
And she hears the old folks whisper
Your wishes will be granted if you make a thousand paper cranes

Sadako, let me make a paper crane for you.
Sadako, let me help to make your dreams come true.

She doesn't wish for chocolate cakes or dolls with coloured dresses
As lovingly she folds each paper crane
The only prayer she whispers, May this sickness go away
And poison bombs don't ever come again
Her hands are growing slower but her hopeful heart is racing
She has made six hundred cranes and forty-four
But the headaches keep returning, her fingers they are burning
She whispers, I just can't make any more.

Sadako, let me make a paper crane for you.
Sadako, let me help to make your dreams come true.

The children leave the classroom, they are crowding round her bedside
They are making paper cranes with loving speed
Soon there'll be a thousand and your wishes will come true
Sudako, are you smiling in your sleep
The pains of life are leaving and the only dream she's dreaming
Is a dream that bombs will never fall again
And that's the dream they carry as they gather at her graveside
And gently place a thousand paper cranes.

Sadako, let me make a paper crane for you.
Sadako, let me help to make your dreams come true.

"Descansen en paz, pues el error jamás se repetirá"
(Inscripcion del cenotafio memorial en el Parque de la Paz de Hiroshima, Japón)
-------------------------------------------------------------
Descargar 
~Sadako and the Paper Cranes~ (Tommy Sands)

19 dic. 2008

Death Note y el zapato volador...


Yo una vez soñé que maté a George Bush. No fue un sueño divertido, ni chistoso, ni del que me sienta orgullosa, de hecho fue difícil para mi conciliar el sueño días después de aquella noche. Recuerdo que ocurrió al poco tiempo de terminar de leer el manga de Death Note (Cuaderno de la Muerte, en español). Para quien no conozca sobre esta historia la trama es sencilla: un joven estudiante japones encuentra un misterioso cuaderno que ve caer del cielo el cual en sus primeras paginas se leen una serie de reglas, la más importante es la primera que dice que el nombre de cuya persona sea escrito en la libreta morirá.

Sí, yo maté a George Bush con mi Death Note. Lo hice mientras veía la televisión en la misma habitación donde mi mamá planchaba la ropa. Recuerdo que lo hice por que no me agradaba el presidente estadounidense y por lo tanto quería que desapareciera de la faz de la tierra y si la solución era que yo le diera "matarile" pues lo haría; ademas la Death Note me la acababa de encontrar y quería utilizarlo en algo medio productivo. Para mi, dejar a EUA sin presidente era productivo, por lo menos en el sueño. 

Procedí a apuntar el nombre del mandatario en el cuaderno. Recuerdo que lo hice con toda la paciencia del mundo para no equivocarme, mientras aprovechaba una conferencia de prensa que él otorgaría una fría noche en las afueras de su casa en Texas donde se encontraba de vacaciones. La conferencia la trasmitirían en vivo, momento ideal para demostrarle a George Bush que una futura psicópata era más poderosa que él.

40 segundos después de que su nombre quedo plasmado en la Death Note el Presidente Bush caía muerto de un ataque cardíaco trasmitido a nivel internacional ante la mirada atónita del Servicio Secreto, reporteros de todo el mundo, su esposa Laura Bush y... yo.

El tremendo sentimiento de culpa que tuve justo después de verlo morir en la pantalla es indescriptible, recuerdo haber sentido nauseas, mareos y unas ganas inmensas de suicidarme (en el sueño, lógico). Me levante de golpe, desperté de la pesadilla y apenas recordaba donde estaba y tardé un par de minutos en darme cuenta que solo había sido un sueño, un horrible sueño. Y aquel sentimiento de querer ver muerto a Bush desapareció para siempre. 

Es quizá el sueño más realista que he tenido en mi vida, lo suficiente como para "sentirme" asesina los días siguientes y también lo suficiente como para pensar largo y tendido sobre "el desear la muerte de otro" y el derecho que tenemos de desearla.

El que condena a muerte a una persona que a matado a otros seres humanos es también un asesino, se mire por donde se mire. El hecho de hacerlo apegado a las leyes, o a sus respectivas "constituciones" no hace a el crimen de matar más humano. 

Este ultimo párrafo no tiene absolutamente nada que ver con George Bush pero es que últimamente en mi país se habla de legalizar la pena de muerte (un gobernador por allí va diciendo que no esta en discusión si matar o no a los asesinos, sino COMO los van a matar... el que este libre de pecado que tire la primera piedra)... creo que pronto hablare sobre MI PUNTO DE VISTA respecto a esta nueva forma que tiene el gobierno de cuidarnos... yo creí que la justicia era otra cosa.

Volviendo con Georgy-boy. Tenía que mencionar mi pesadilla antes de que el presidente del vecino país se nos fuera de la Casa Blanca y me pareció un buen tiempo estas fechas cuando el zapatazo a Bush esta muy de moda. Un ultimo regalo de uno de los presidentes más odiados de la historia. Dicen las malas lenguas que que él Servicio Secreto detuvo al pobre reportero por que no fue capaz de darle ni uno solo de los dos tiros. Es bonito pensar eso.

Este no es mi post de despedida al presidente de EUA, es el que sigue...este solo retrata el día tétrico en que mi sueño fue peor que la realidad.

ALGUNAS JOYAS QUE SURCAN LA RED PUEDEN SER ENCONTRADAS AQUÍ
------------------------------------------------------
Eso si, es de admirarse los buenos reflejos que tiene el Presidente, a mi se me hubieran estampado los dos zapatos sin ningun problema :p
=ESTUPENDO VIDEO= (GIFT)

1 dic. 2008

El SIDA tiene rostro y nombre...

La persona de la fotografía se llamaba Carlos Enrique López Inda, vivía en Escuinapa de Hidalgo, Sinaloa, México, tenia 36 años y murió de SIDA. Él era mi tío.

Hoy se celebra el Día Mundial de Virus de Inmunodeficiencia Humana VIH-Sida entre platicas a los estudiantes en la escuelas y universidades, reportajes en revistas, televisión y periódicos.

La agonía que vivimos junto con mi tío hace ya 6 años no duro mucho, solo 8 días. Ocho días eternos. Días que aun recuerdo como si hubieran sido ayer.

Recuerdo las lagrimas de mi abuela, sus rezos silencios pidiendo milagros a un dios y a cientos de santos y vírgenes que no sirvieron de mucho. Ella nunca supo que su hijo murió a causa del Sida. Recuerdo ese olor de hospital a desinfectante y la mirada honesta de aquel medico de bata blanca que con una sonrisa en los labios le decía a mi abuela: "No se preocupe señora, ya vera que su hijo se va recuperar... se lo prometo". Recuerdo esa mentira como si la hubiera escuchado ayer y recuerdo el momento de alivio que sentí al escucharla y ver a mi abuela llenándose de esperanza.

Aun puedo recrear aquel instante en que, camino a casa, mi mamá nos decía sobre la enfermedad de mi tío, recuerdo que me pensé que no era el fin, que si él podía superar la crisis por la que estaba pasando podría recibir algún tipo de tratamiento y seguir adelante con su vida. Los médicos decían que había mucha esperanza. Ellos nunca dejaron de mencionar la esperanza.

Mi tío jamas nos menciono sobre su enfermedad. Tenia miedo a que se le rechazara en un pueblo donde se le miraría con asco y seguro se le discriminara, había casos anteriores donde se confirmaba esa falta de conocimiento de la población. Tenia miedo de que, siendo soltero y viviendo aun en casa de sus padres, mi abuelo lo mandara a la calle al saber de su enfermedad. De carácter fuerte, machista y orgulloso quizá mi abuelo jamas hubiera aceptado a mi tío.

Hasta ese entonces, la enfermedad me había sido indiferente, algo tan distante que solo le pasaba al forastero, al extranjero, al que no vivía en nuestra pequeña ciudad. Y aunque no conozco un mundo sin el VIH y sin el Sida nunca me había tocado vivir de cerca lo que implicaba este mal y sus consecuencias.

Tenemos mucho que aprender y ya son demasiadas las vidas que se han ido. Millones.

Hoy día se me vienen a la memoria miles de recuerdos. No se vale olvidar, ni ignorar, no voltear a otra parte o taparnos los oídos para no escuchar.

Hoy recordé aquellos días negros de hace seis años, cuando toda la familia se unió para hacer mas leve el dolor de la agonía. Los días para turnarse al cuidar a mi tío, los gastos médicos, las noches en velas, la falta de hambre, las lagrimas de la abuela, las ganas de llorar, los repentinos cambios de humor, la unión familiar, los absurdos consejos que algún doctor daba como "quemen toda su ropa".
También recuerdo la orden de incinerar a mi tío y no velar su cuerpo entero para que el virus no hiciera de la suyas.

Recuerdo todo su funeral, el discurso del sacerdote, el llanto de mi mamá, y su cuerpo aferrado a mi. Recuerdo ese largo camino de la iglesia al cementerio. Recuerdo que deseaba no estar ahí, quería escapar a otro lugar, lejos, muy lejos de ahí. Dejar de escuchar el susurro de los que veían pasar la carroza fúnebre con su imagen y decían "que joven era" "¿de que habrá muerto" "unos dicen que de cáncer... otros que de Sida"... también recuerdo las miradas de lastima y asco que nos dirigían unos cuentos días después de su funeral.
Aunque no viví su agonía tan cerca como lo hizo mi mamá puedo recordarla toda. Ella nos la contó. Aun podría escuchar en mi cabeza aquellos últimos gritos de mi tío de "No me quiero morir, no me quiero morir."

El Sida es cruel y puede destrozar muchas familia como la nuestra. Mi abuela y mi abuelo no pudieron superar la muerte de su hijo. Mi abuela paso meses enteros postrada en cama, deseando morir y mi abuelo ya no la comprendía, ni si quiera la quería dentro de la casa. Opto por correrla. Casi 50 años juntos que se destrozaron debido a no haber podido superar la muerte de un hijo.

Las navidades en la casa de los abuelos, las reuniones familiares, las fiestas diciembre, las calles del barrio llenas de niños, las noches de arboles navideños, comida y fuegos artificiales, todo se esfumo. TODO. Solo quedan cenizas y fotografías que añoran momentos que se pierden en el tiempo. Todo por que alguien murió. Que lejos han quedado esos días.

Aun así, prefiero que el resto del año se quede en mi memoria los días felices que vivimos con mi tío. La imagen graciosa de él, su motivación para hacer reír a todos sus sobrinos, todos los viernes por la noche cuando nos invitaba a cenar, aquellas eternas tarde cuando nos sentábamos en la banqueta de la casa de los abuelos a ver a la gente pasar mientras hablábamos de cosas importancias y tomábamos algún refresco y comíamos frituras. Hay veces que deseo regresar aquellos efímeros días. Volverlos a vivir aunque sea solo una vez. Volver a escuchar la voz de mi tío y sus locas historia. Desearía volver a verlo aunque sea solo una vez. Pero se que eso nunca sucederá.

Aprendes la lección y sigues adelante.

Siempre me he preguntado si mi tío murió de Sida o murió de miedo al rechazo de la sociedad. ...nunca lo sabre.