28 dic. 2008

Sadako y las mil grullas de papel...

Hoy 28 de diciembre se conmemora según algunas creencias el día de los Santos Inocentes, recordando la masacre cometida en Belén contra todos los niños menores de dos años ordenada, aparentemente, por el entonces Rey Herodes. No voy a hablar de esa fecha hoy. No necesitamos ir tanto tiempo atrás para darnos cuenta que el asesinato a los más inocentes aun continua, solo basta con voltear hacía Afganistán.
Uno de los post que siempre desee escribir desde que este blog fue fundado es sobre Sadako Sasaki. Hoy voy a hacerlo. Tal vez conozcan su historia, pero si no la conocen... deberían.

Sadako Sasaki nació en Hiroshima el 7 de enero de 1943. Cuando tenia solo dos años de vida el coronel Paul Tibbets abordo del Enola Gay dejo caer sobre la ciudad la primera Bomba Atómica usada como arma contra la sociedad civil. Sadako vivía a solo un kilómetro y medio de la llamada zona cero, La Cúpula de Genbaku. A pesar de la cercanía con el lugar de los hechos tanto la niña como su familia lograron sobrevivir y salir adelante. Sadako crecería como cualquier niña de su edad, le gustaba el deporte, era atlética, y se divertía jugando con sus compañeros de escuela, la vida transcurría normalmente como la de cualquier niño en aquel Japón devastado.

Cuando Sadako tenía 11 años en 1954 durante una carrera se sintió muy mal, era el principio de una larga agonía. Días después el diagnostico de lo que padecía se dio conocer, la niña tenía la temible "Enfermedad de la Bomba A" conocido en el mundo de la medicina simplemente como Leucemia (Cáncer). A partir de allí comenzaron los tratamientos, las medicinas, las recaídas, el doloroso camino a la muerte.

En alguno de esos días Chizuko Hamamoto, amiga de Sadako le recordó una vieja tradición japonesa que dice que si cualquier persona lograba hacer mil grullas de papel le seria concedido un deseo y fue también esa niña quien le regalo la primera hecha con papel dorado. Sadako encontró en esa vieja creencia una razón para seguir viviendo. Con sus pequeñas manos empezó a darle forma a las hojas convirtiéndolas en figuras de Origami. Ella moría mientras nuevas grullas nacían. Así transcurrieron los días en aquel frió hospital.

La niña nunca lograría crear las mil grullas que se propuso. Sadako Sasaki murio el 25 de octubre de 1955. Solo tenía 12 años de edad.

Llevaba 644 grullas de papel el día en que murió.

Sadako no solo pidió que fuera sanada de su enfermedad, para ella eso era demasiado egoísta sabiendo que existían otros niños que sufrían los mismo que ella. A cambio la niña pidió como deseo que jamas cayeran sobre la faz de la tierra ni una sola bomba más. Así nadie tendría que vivir por lo que ella estaba pasando.

Al saber sobre su muerte los compañeros de la escuela de Sadako empezaron rápidamente a terminar el resto de grullas que faltaban. Lo lograron, y no solo eso, en 1958, apenas tres años después de su muerte se inauguro en El Parque de la Paz de Hiroshima un monumento en honor a la niña, en la base puede leerse el mensaje: "Éste es nuestro grito, ésta es nuestra plegaria; paz en el mundo".

*Imagen: Fotografía de la base del monumento de Sadako Sasaki en Hiroshima. Se puede leer: "Kore wa bokura, no sakebi desu. Kore wa watashitachi no inori desu. Sekai ni heiwa o kizuku tame no". (minainerz)

Fue a partir de esta historia cuando las grullas de papel, principalmente las blancas, se convirtieron en símbolo universal de paz y resistencia y millones de personas han acudido en todos estos años a postrarse frente aquel monumento perdido en aquella castigada ciudad japonesa y decoran alrededor de la imagen de Sadako un altar con miles de grullas de diversos colores y tamaños.

Todos y cada uno de esos papeles doblados simbolizan y significan más que cualquier bomba atómica jamas lanzada.

Usar tus manos para plegar y crear un pedazo de arte en lugar de utilizarlas para matar es quizá lo que nos vuelve más humanos. Lo que hace diferentes a los héroes de las escorias, a los inocentes de los asesinos.

Esa quizá sea la más grande diferencia entre Sadako Sasaki, la niña que murió soñando un mundo mejor, y Paul Tibbets el hombre que murió orgulloso de su hazaña, sin remordimiento alguno y solo soñando un simple país mejor. Portando orgulloso el patriotismo que le hicieron creer la vieja mentira de que tu país es mejor solo porque tu naciste en el.

Pero de lo que si estoy casi seguro es que Paul Tibbets murió sabiendo que la mayoría de las personas en el mundo lo odiaban, algo que con la pequeña Sadako no sucedió, su hazaña sera recordada por años, millones de grullas seguirán siendo plegadas y más monumentos se levantaran en su honor. Su historia se contara de generación en generación y su nombre se convertirá en leyenda. Personas de todo el mundo, de diferentes idiomas o lejanos pueblos se postraran en Hiroshima y colocaran a sus pies lo que ella nunca logro terminar en vida. Se gritara en su honor por los niños cuando las guerras estallen y en cada papel plegado para formar una grulla se leerá un mensaje de paz que sera entendió por cualquier persona, en cualquier parte del mundo, en cualquier momento de la historia.

Imagen: Cientos de miles de grullas de origami de diversos colores alrededor del Monumento a los Niños victimas de la bomba. Todos los pequeños que murieron son represetados por la pequeña Sadako Sasaki.

Por que esa es la mayor diferencia entre un héroe puro e inocente... y un simple asesino.

Entre una niña y un adulto.

~SADAKO AND THE PAPER CRANES~
(Tommy Sands)

Sadako was a baby when the cruel bombs were burning
And the homes of Hiroshima turned to hell
But somehow she kept living and she seemed to laugh and play
Just like any little girl of ten
But lately she's complaining of dizzy spells and headaches
And she's praying for an end to all these pains
And she hears the old folks whisper
Your wishes will be granted if you make a thousand paper cranes

Sadako, let me make a paper crane for you.
Sadako, let me help to make your dreams come true.

She doesn't wish for chocolate cakes or dolls with coloured dresses
As lovingly she folds each paper crane
The only prayer she whispers, May this sickness go away
And poison bombs don't ever come again
Her hands are growing slower but her hopeful heart is racing
She has made six hundred cranes and forty-four
But the headaches keep returning, her fingers they are burning
She whispers, I just can't make any more.

Sadako, let me make a paper crane for you.
Sadako, let me help to make your dreams come true.

The children leave the classroom, they are crowding round her bedside
They are making paper cranes with loving speed
Soon there'll be a thousand and your wishes will come true
Sudako, are you smiling in your sleep
The pains of life are leaving and the only dream she's dreaming
Is a dream that bombs will never fall again
And that's the dream they carry as they gather at her graveside
And gently place a thousand paper cranes.

Sadako, let me make a paper crane for you.
Sadako, let me help to make your dreams come true.

"Descansen en paz, pues el error jamás se repetirá"
(Inscripcion del cenotafio memorial en el Parque de la Paz de Hiroshima, Japón)
-------------------------------------------------------------
Descargar 
~Sadako and the Paper Cranes~ (Tommy Sands)

1 comentario:

  1. Dejando de lado el tema de si era necesario o no las bombas atómicas, es una bonita historia k creo se refleja en el anime Ghost in The Shell, en su segunda temporada. Un símbolo de esperanza y de futuro.

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! :)