18 may. 2012

Elementary, who the hell are you?


¡EL FANDOM ESTÁ LOCO, MUY LOCO, TODO LOCO!

Todos los fandoms tienen algo de locura, lo admito, quizá por eso siempre intento tomarlos con pinzas y tratar de entrar a ellos sin hacer mucho ruido. Y si hago ruido por lo menos intento hacerlo muy aparte… como en este blog, por ejemplo. xD 

Obviamente hay de fans a fanáticos. Los suavecitos y los duros. Los flexibles y los tercos. Los mansitos y los bravos. Los sobrios y los puristas. A mí me gusta ver la escena y la disfruto mucho (siempre y cuando no caiga en el circo asqueroso de los insultos), porque por muy doloroso que pueda ser escuchar, ver y leer todo aquello que vaya en contra de tu opinión todos tenemos el sagrado derecho de pensar diferente. Bendita sea la mente humana, ¡pos oye! 


Para mí, Sherlock es una de las mejores cosas que ha parido la televisión mundial en lo que va del siglo XXI. Y estoy siendo muy imparcial, por supuesto; porque cuando mucho, sólo he visto 5 ó 6 series de TV en mis 24 años de vida. Pero me gusta, me gusta muchísimo. DEMASIADO. A un nivel absurdo y obsesivo. No miento cuando digo que me jodió la vida las semanas posteriores a mi primer visionado. Sólo igualado —más no superado— por The X-Files y Fullmetal Alchemist. Estas tres cosas son mi Santísima Trinidad del entretenimiento y no pienso jamás que lo sean para los demás porque cada quien sus gustos. Y, aun cuando mi obsesión por el Sherlock de la BBC raya en lo ridículo, no soy capaz actualmente de lanzar un insulto a Elementary, la versión moderna del personaje de Doyle que una cadena estadounidense ha decidido trasmitir en los próximos meses. 

Eso sí, seamos realistas y sinceros, creo que la CBS no está innovando en nada (para mi poner a Watson como mujer no es innovar; los japonés pusieron a sus personajes como perros en el anime de 1984, por poner un ejemplo muy cutre), y adaptar esta obra a tiempos modernos (me refiero exclusivamente al siglo XX1) es algo que Mark Gatiss y Steven Moffat hicieron antes que ellos. La jugada de este dúo británico fue muy buena y siempre han declarado cuántos años desearon llevar ese sueño a la realidad. También han admitido que sintieron miedo que otro hubiera tenido la misma idea y les hubiera ganado la jugada; pero esto último no sucedió y gracias a eso ahora tenemos una mini-serie que raya en la soberbia y la perfección (según yo). 

Me enteré de Elementary poco tiempo después de terminar de ver todos los episodios de Sherlock. En aquel entonces estaba pasando por la etapa obsesiva-compulsiva de durar más de 8 horas al día pegada a Tumblr buscando gif sobre la serie y leyendo la obsesión de los demás por lo mismo. Mi cara se quedó muy cuadrada y mi corazón se partió en pedacitos chiquitos al ver que una televisora estadounidense había decidido muy campechanamente realizar una adaptación moderna del famoso detective británico. “¡A QUIÉN SE LE OCURRE HACER UNA ADAPTACIÓN MODERNA DE HOLMES EN PLENO SIGLO XXI Y EN ESTADOS UNIDOS! #QUEASCOMEDATODO ASSSLDJAKLJDKLAJSDKKA”. Mi nivel de asquerosidad fue más supremo cuando supe que John sería Joan Watson. Mujer, no hombre. ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Había necesidad de eso? Sinceramente no me lo creía. Todo me sonaba muy surrealista e inverisímil; y muy en mi papel de fanática desquiciada dejé de tomar en serio a Elementary. Y ojo, lo único que conocía de la serie era eso: los actores, la cadena de TV y ya. 

A estas alturas mi nivel híper sobre Sherlock ha bajado. No me malinterpreten, aun lo tengo subido en las nubes inalcanzables de la perfección pero desde una perspectiva más tranquila y realista. Ya puedo continuar con mi rutina y pensar en otras cosas. ¡Ya pude dejar de ver los episodios todos los días! (ay, qué vergüenza de vida ¿verdad? xD). Y mirando todo desde aquí abajo, Elementary no se ve tan mal como me la pinté yo misma. Y por amor a Dior, no la estoy comparando con Sherlock cuando digo esto.  

Es muy pronto (MUY PRONTO) para ver qué tal será. Sólo tenemos fotografías, gente que leyó el script y un cortísimo adelanto junto con un breve detrás de cámaras. Apenas tenemos nada pero muchos ya se sienten (nos sentimos) con el derecho de criticar o replicar —cosa que no está mal, por supuesto— y hay otros —muy otros— que también se sienten con el derecho a insultar. He insultan y ofenden hasta que la boca se les queda chiquita y los dedos se cansan de tanto teclear. Los insultos viene de todos lados, del fandom veterano de Sherlock Holmes, de los fans de Sherlock y de los fans de Elementary (sí, ya existen). Yo no voy a poner aquí esos insultos y arrebatos de ira contenida pero los pueden buscar en Tumblr, Twitter o en el enlace de YouTube donde han subido el preview de la serie. 

Dejen ustedes las puntuaciones negativas ¡los comentarios! 

Arde Troya y todo

Yo sólo puedo hablar acerca del fandom de Sherlock de la BBC porque es el único fandom en el que estoy metida. Los otros dos son muy desconocidos para mí. Así que aquí va mi opinión al respecto. 

Supongo que es normal encontrase con situaciones así; no es algo que sólo las beliebers y las jonáticas tengan. Los fans de Star Wars también se dan sus buenos agarrones y algunas veces a George Lucas le llueve de todo menos elogios. Star Trek y sus adaptaciones padecen lo mismo. Inevitable comparar al Willy Wonka de Gene Wilder con el de Johnny Depp y eso que hay un abismo y un agujero negro de distancia. Las fans de Twilight vs el resto del mundo. ¿Battle Royal vs Los juegos del hambre? ¿en serio? Hablando de Reino Unido tenemos a The Office y su adaptación muy exitosa en suelo estadounidense (y en otras partes del mundo también tienen sus versiones). Los libros de Harry Potter y sus películas. El clásico Doctor Who y la versión moderna. Y sólo por mencionar los más conocido. 

Pero hablar del fandom de Sherlock Holmes es hablar de palabras mayores y con el riesgo de pisar por caminos pantanosos, porque es uno de los más veteranos que existen y cada fiel seguidor tiene a su ‘Sherlock’ favorito; porque además, tienen el privilegio de poseer una variedad envidiable de actores de todo tipo que lo han interpretado a lo largo de los años. Cada uno de ellos aportando algo único a un personaje que ha sido visto en libros/series/películas/teatro/animaciones hasta el hartazgo. 

Dentro de la atípica personalidad del único detective consultor nos encontramos con la actitud flexible de quienes se han encargado de adaptarlo a sus diferentes medios. Buscando —con un poco de suerte— un camino diferente al recorrido por quienes intentaron también crearse a su propio Holmes. 

Decenas y decenas de detectives consultores alrededor del mundo y cada uno con su propio encanto. Algunos con más virtudes que otros. Algunas agradaron, otros no. Algunos brillaron por su talento y genialidad, otros jamás lo hicieron. Pero allí están. Allí estuvieron. 


Desde Sidney Paget con sus inmortales dibujos, pasando por Peter Cushing en el cine, o la entrañable interpretación de Jeremy Brett para la pantalla chica, la genialidad de Vasily Livanov para Rusia, la juventud que le imprimió Nicholas Rowe y sin olvidar esos leves homenajes de Gosho Aoyama con su Detective Conan, o Gregory House para un moderno Estados Unidos; sin dejar al lado a Robert Downey Jr. en las películas de acción y aventura, y mencionando también a Benedict Cumberbatch, quien hace unos días dijo que él creía que existía un público para cada Sherlock Holmes. Incluso para otro tan moderno como el que él mismo interpretaba y Jonny Lee Miller interpretaría. 

El problema, según veo, es precisamente eso: que la CBS se ponga a realizar un Holmes moderno cuando otra cadena ya lo estaba haciendo (¡y lo sigue haciendo!). Eso es lo que le molesta tanto a la gente. Por eso nadie dice nada de la adaptación que Rusia está realizando sobre el mismo personaje. Porque ellos sí respetan la época victoriana que tanto caracterizó a la obra de Doyle. Eso es lo que cala tanto en el fandom. No es una adaptación de la versión británica para EUA, es una idea original (dentro de los límites que ésta definición pueda albergar). Una adaptación hasta cierto punto libre —según veo— donde Watson es una mujer y Holmes un adicto en rehabilitación viviendo en Estados Unidos. 

Yo este escenario lo vería con cierta prudencia antes de escupir víboras por la boca. Aquí depende muchísimo del empeño que el equipo de producción ponga en su producto. Tiene mucho que ver en cómo reaccionará el público (y no sólo hablando sobre los niveles de audiencia).

Tienen un capítulo piloto y espero que sepan cómo utilizarlo. 

El éxito o el fracaso de la CBS se definirá en el empeño que ésta ponga para inventarse su propio camino y alejarse —lo más que pueda— de la versión que la BBC ha realizando, sin olvidar jamás que están creando otra adaptación en tiempos modernos del personaje de Conan Doyle. Y eso no es algo fácil; para nada. Porque si hay algo que los creadores de esta nueva serie y su público deben entender es que poner a un investigador a realizar deducciones increíbles en una escena del crimen no te hace ser Sherlock Holmes; te hace ser sólo un investigador sacando deducciones increíbles en una escena del crimen, y punto. Como un Gregory House buscando la respuesta a una serie de sintomatologías que abarcan un amplio espectro de enfermedades. O un Shinichi Kudo emulando a los personajes de sus ídolos literarios. Llevar su nombre y lamer la alfombra tampoco te convierte en Holmes. Este tema no es un asunto nuevo, es algo que ya se había tocado con muchísima anterioridad; más concretamente cuando Guy Ritchie dirigió sus famosas películas de acción y aventura sobre el mismo protagonista. 

Sherlock Holmes es una idea, un cúmulo de actitudes mentales e ineptitudes sociales que caracterizan tanto su personalidad que resulta atractivo para el público. Por eso sobresale, por eso atrae tanto. Porque es diferente, y al público —ya sea el de 1887 o el del 2012— le gusta lo diferente. 

El tremendo éxito que albergó la serie británica Sherlock se debió en gran medida a esa personificación única que corrió a manos de guionistas y directores pero sobre todo de Benedict Cumberbatch. Éste actor buscó entre las interpretaciones más famosos del detective para crear la suya; le imprimió su sello, lo inmortalizó a su manera y la audiencia agradeció eso. Apostaría a pensar que su interpretación brillaría aunque ésta no transcurriera en pleno siglo XXI sino en el típico Londres victoriano que Doyle describió con audacia y soltura. Porque la actuación de Benedict es buena, muy buena. Se mueve con naturalidad dentro de una escena del crimen. Se coordina él mismo para brillar por su cuenta y lo consigue. ¡Vaya que lo consigue! Podrá haber 10 hombres metidos en una habitación y tú sabrías quién es Sherlock Holmes. Porque busca ser diferente al resto. Y eso se constituye gracias a su actitud, su personalidad fría, frívola, apática, tosca, dura, aplastante, seria, soberbia pero a la misma vez infantil, irónica, metódica, frágil; y vulnerable en algunas ocasiones casi inexistentes. Una fragilidad que no cualquiera es capaz de ver; quizá John Watson, quizá Jim Moriarty. No es cualquier persona moderna con grandes poderes o habilidades de deducción, ¡es Sherlock Holmes! Y tú lo sabes y el resto del mundo también. 

La astucia de los creadores también tuvo muchísimo que ver. Alejar al moderno Holmes de aquella imagen con el mítico uniforme que inmortalizaron sus dibujos, series y películas fue un acierto maravilloso. Le dijeron adiós al característico gorro de cazador de gamos y lo utilizaron sólo como una broma sutil que —por supuesto— al moderno Sherlock no le gustó. Al quitarle las prendas características (¡y hasta la pipa!) y utilizar una lupa muy distinta a la ya conocida sólo les quedó la personalidad. Pudieron dejarlo así, pero no lo hicieron. Decidieron crearle un nuevo traje al héroe detectivesco. Consiguieron una larga gabardina (descontinuada ahora; punto a su favor) y Benedict agregó los guantes de invierno y una bufanda azul. Una bufanda que en sí no tenía nada de especial; fue Sherlock quien la hizo especial. Ben escogió un mismo patrón para colocar su bufanda, muy conocido para cualquiera que utilice esta prenda regularmente, pero al hacer eso durante dos temporadas terminó por adueñarse de ese estilo ¿y qué fue lo que sucedió? Que cuando salieron las primeras imágenes de Elementary muchos fans vieron a Jonny Lee Miller con una bufanda (nada parecida a la de Benedict) colocada de la misma forma como la portaba el Sherlock de la BBC y su furia salió de todos los poros. Para muchos ese estilo era el de Sherlock versión moderna e inglesa y no puede ser utilizada por otro Sherlock moderno, por supuesto. Yo no sé si eso fue premeditado o simple coincidencia y francamente poco importa. Porque, volviendo a lo mismo, Sherlock Holmes no puede definirse por la forma en que porta una prenda de vestir. Es minimizar a un personaje gigante y no me parece justo. 

Como mencioné anteriormente, la CBS tendrá que buscar su propio camino y ganarse a un nuevo público, alejándose lo más que pueda del producto que la BBC hizo antes que ellos e intentar también adaptar casos modernos a un personaje con más de 100 años de antigüedad. El Sherlock de Lee Miller se ve mucho más sociable a simple vista que el de Benedict, pero sólo tenemos como referencia un cortísimo avance televisivo. Quizá su apatía sea visible más adelante o está la posibilidad que ni siquiera exista. Aun no sabemos hasta qué punto se verá reflejada la mano de Doyle dentro de una creación televisiva para espectadores estadounidenses. Quizá sólo tomen los aspectos más superficiales del detective y pueda que a los espectadores de Estados Unidos les guste. Porque una cosa es clarísima, los gustos cambian de país en país, y existen series de TV que trascienden más en algunos países que en otros. Lo mismo aplica para las películas, por supuesto. Hasta cierto punto me resulta increíble la fidelidad que más de 8 millones de espectadores en Reino Unido le han tenido a la serie de la BBC en sus dos brevísimas temporadas —separadas por mucho tiempo una de la otra—, cuando en EUA sólo han sido 3.2 (y podría apostar que en mi propio país la audiencia sería casi nula). Pero obviamente aquí tiene mucho que ver la promoción, la cadena de televisión, la lentitud con la que llegó a un país, el Internet y otros muchos factores, entre ellos el ya mencionado gusto de cada lugar. Estados Unidos es una nación acostumbrada a dar series y películas al mundo, no a recibirlas, y cuando eso sucede rara vez se desviven por aquella obra. Algunas veces prefieren americanizar lo ya existente. Y eso da como resultado cosas respetables como The Office o bodrios asquerosos como Dragon Ball


La belleza que se ve en Sherlock y gran parte de su éxito radica precisamente en el amor que Mark Gatiss y Steven Moffat le vierten a su creación. No sólo la tratan con respeto sino que no subestiman a su propia audiencia. Ambos son unos fanboys haciendo un homenaje de una obra literaria a la cuál admiran y el resultado es algo precioso. Los fans veteranos de Holmes ven atractivo el hecho de encontrar referencias y pequeños guiños escondidos entre episodio y episodio y eso es maravilloso. Gatiss y Moffat han optado por entregarle a los espectadores un producto de calidad sin olvidar nunca que su serie televisiva está protagonizada por un personaje ya existente; conocido y reconocido dentro y fuera de Reino Unidos. Y ellos, como fans, respetan eso y sobre todo lo aprecian, lo entienden y lo saben. No ofenden jamás a la audiencia ni mucho menos a los conocidos personajes. Agregan elementos nuevos sin alterar los ya existentes. 

Tocará esperar qué tan fans del clásico Holmes son los creadores de Elementary, qué tanto saben de él y con qué tanta naturalidad podrán desenvolver a su propio personaje. Alejándolo del Sherlock de la BBC y creándose un camino propio, donde sean capaces de buscar a su público sin subestimar su inteligencia ni redundar en otras series policiacas que tanto abundan ya en EUA. Aunque al aparecer, eso de adaptación libre será muy libre, eh. Aun no sé por qué Watson es mujer, por ejemplo, ¿para diferenciarla del producto británico? ¿Por qué es raro ver a dos personas adultas viviendo en un departamento? ¿Por qué les recordaría a Gregory House y a James Wilson? No sé. 

Tienen un gran potencial para explorar siempre y cuando sepan hacerlo; y los fanáticos (que no fans) de Sherlock (BBC) deberán entender eso por mucho que duela. Se trata de tener paciencia y respeto. Es verdad que hay una delgada línea que separa una adaptación propia de una famosa obra clásica a la copia de una adaptación ya existente. Es cierto que molesta, es verdad que no parece justo, pero no por eso se tiene que recurrir a las faltas de respeto que pueden leerse en YouTube, Tumblr o Twitter.

Se puede criticar con una actitud respetuosa sin caer en la soberbia y la sinrazón. 

“Los puristas se ofenden, como siempre lo hacen los puristas” decía Dan Martin de The Guardian cuando escribió su primera impresión de A Study in Pink un par de años atrás, y obviamente siempre será así; pero esa hipocresía de sentirse con todo el derecho de despotricar contra medio mundo cuando sólo se conoce poquísimo, se ve mal, muy mal. 

Y como dijo Benedict Cumberbatch hace unas semanas en Nueva York cuando se le cuestionó sobre esto: si existen decenas y decenas de Sherlock y cada uno tiene a su propia audiencia ¿por qué no podría haber un público para uno más? 

La última palabra, como —casi siempre— la tienen los espectadores. Habrá qué ver. ¡Paciencia y respeto! :)

-----------------------------------------
Notas chiquitas: 
El título del post hace referencia a una frase que Sherlock (BBC) dijo en el episodio A Scandal in Belgravia. :) 
Habrá un enlace que pondré en mi Tumblr de Sherlock "Entre detectives y doctores". También en algunos foros en español y comunidades. Veo que en Tumblr ya hay gente escribiendo cosas parecidas en inglés (e incluso en francés e italiano). Quise hacerlo yo en español.
Mi opinión personal sobre la serie Sherlock (BBC) la pueden leer aquí.

10 comentarios:

  1. Excelente entrada, sister, como siempre. Tocas muchos puntos claves tanto para la serie de Sherlock (BBC) como para Elementary, y sin afán de contradecir, sino más bien como un comentario más, yo sí he leído varias obras de Conan Doyle (algunas de ellas hace más de 14 años) y soy una fiel admiradora del trabajo de Sir Arthur, así como también de sus personajes, en especial Holmes y Watson, he visto un sin fin de adaptaciones de dichas obras (teatro, novelas, series, películas, etc) y sí, cada Sherlock tiene su "propio toque", cada adaptación tiene sus propias "libertades", pero en esencia, como tú lo mencionas, Sherlock es el mismo. Y será que me estoy adelantando con la crítica al ver solamente el primer trailer de la serie de Elementary, pero hay muchísimas cosas ahí que no cuadra, dejemos de un lado el hecho (nada justificado) de Joan Watson (vamos, que es una "cirujana" y se escandaliza al ver el cadáver de una mujer), y que si la vestimenta del personaje de Lee Miller es similar al de Ben, o que si la idea de la adaptación moderna se la piratearon vil y descaradamente a Gatiss y Moffat, dejando eso de lado y centrandonos únicamente en el personaje de Sherlock, que a mi parecer, de Sherlock Holmes sólo tiene el nombre, y digo ésto basándome en el (único) trailer, es un tipo con problemas con su "padre" (y lo pongo entre comillas porque presiento que dicho padre es la adaptación de "la madre" de los hermanos Holmes o, sin temor a equivocarme, es el mismísimo Mycroft, el cual no aparece ), un tipo que esta en rehabilitación, alguien que se muestra demasiado "incomodo" con sus capacidades intelectuales, una persona deductiva, sí, pero muy normal a mi parecer, alguien que se disculpa por ser demasiado inteligente; eso y más es lo que se dejó ver en esa prueba de pocos minutos que la CBS nos regaló. Ésta "adaptación" parece ser sólo una serie detectivesca al más puro estilo de USA, el chico deductivo que resuelve crímenes sin el mayor problema, la chica que lo mantiene a raya y esta siempre al pendiente de él (sin olvidar la tensión sexual, y si no, ¿por qué habrían de cambiar el género de Watson? 'ches puritanos), todo apunta a que será una "La Ley y el Orden" más, con los asuntos amorosos al más puro estilo de Castle y con un equipo criminalistico que los de CSI envidiarían. Punto. Una serie fácil para un público al que no le gusta pensar. Gracias, USA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, sister. :) La primera vez que vi el avance de Elementary ‘encontré’ algunos aspectos (levísimos ellos) que me recordaron al Sherlock de la BBC y minutos después pensé “¿Qué demonios estoy haciendo? ¿Estoy buscando un parecido entre un producto y otro por muy ínfimo que este sea?” Tuve qué darme la oportunidad de ver el avances 2, 3 y hasta 4 veces para tragarme mis propias palabras y darme cuenta que no son en nada parecidos.

      Elementary es vapuleado tanto por lo que dicen que es muy diferente a cualquier Sherlock Holmes ya existente y quienes les critican por hacer un producto que ya se está haciendo. A simple vista parece que la CBS tiene todas las de perder. Lo que me sorprende es que, aun sabiendo cuál era el panorama, se hayan arriesgado igualmente a realizar un moderno Holmes entendiendo que serían duramente criticados desde todos los ángulos posibles. Arriesgaron todo con la posibilidad de que al final de la contienda no ganen nada.

      Lo poquísimo que conozco del verdadero Sherlock Holmes (el de Conan Doyle) son tres libros, un par de historias cortas y sus adaptaciones en televisión protagonizadas por Jeremy Brett para Reino Unidos y la de Vasily Livanov para Rusia. Dejando muy de lado, por supuesto, las películas libres de Ritchie y sin mencionar a la versión moderna de la BBC.

      Tal y como lo mencionas tú, en el cortísimo avance que tenemos Elementary me parece muy superficial; una típica serie detectivesca y policial que pareciera nutrirse más de CSI, La Ley y el Orden o Mentes Criminales, pero con solamente dos protagonistas (hombre y mujer, por supuesto, para las élites puristas, pulcras y santas que debe de tener el país más libre del mundo; no vaya a ser que se vayan a ofender cuando los fans empiecen con el bromance que acarrea esta clase de situaciones). Siento que el protagonista de Elementary está muy lejos de Holmes; y espero sinceramente que sea algo más que Bones, por ejemplo, con los papeles de sus personajes invertidos. Sería muy triste que la CBS le dé a los espectadores algo tan trillado y usado por otras series anteriores que quede poco para que puedan innovar y explorar. Porque la formula no podría ser más usada: una mujer que conoce a un hombre que tiene una habilidad que no cualquiera tiene (alguien tiene que ser el héroe ¿no?) para después pasar a la tensión sexual entre ambos que se alargará temporada tras temporada. Es tan… ¿típico? ¿trillado? ¿usado y rehusado? que me hace pensar que no proponen nada nuevo. Para mí sería un gran desperdicio de espacio, tiempo y dinero si lo que me van a ofrecer es algo que raya en el típico cliché estadounidense de estilo detectivesco. Entonces sí sería ofensivo utilizar el nombre de Sherlock Holmes (y John Watson) para atraer al público y después ofrecerles algo que no está a la altura de aquello que dicen adaptar a tiempos modernos.

      Me apetece muchísimo ver el piloto de Elementary para ver hasta qué punto sus protagonistas le rinde un homenaje a la creación que tanta fama le otorgó a Conan Doyle aunque no hay que esperar mucho. Quizá, y solo quizá entonces, sean capaces de darnos una sorpresa y callarnos la boca. Que la CBS mire esto como un reto. ;)

      Eliminar
  2. Bueno, tampoco hay que tomar por hecho que la serie, aún si es lanzada, dará para más de una temporada, los primeros episodios son críticos y de ello depende que se autorice continuar con la temporada (en el caso de que sólo se hayan grabado los primeros episodios) o bien en producir una segunda temporada, casos de series que "prometen" hay muchos, desde Terra Nova hasta Alcatraz pasando por Flashforward, con plots "inovadores" y cuyos escritores, guionistas y productores apostaron su reputación en el tan asegurado éxito. Como digo, el hecho de que se lance al aire no indica que la CBS, o en este caso el "creador" y productor de Elementary, asegure su éxito basado en un producto de "calidad". Espero (o tal vez no) equivocarme con mi predicción, pero no le veo futuro a esta serie, al menos no espero que trascienda, y si logra sobrevivir para una segunda temporada, ésta, como mencioné anteriormente, quedará como una serie ligera sin nada novedoso que aportar, sin retos para el televidente y sin esa gratificación que resulta de los giros inesperados de la historia Sherlockiana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, qué fuerte sería eso; y no me extrañaría para nada, eh.

      Últimamente se han cancelado series que en verdad prometían mucho y terminaron yéndose por el acantilado del divino olvido. Muchas veces no entiendo el por qué de sus fracasos. FlashForward prometía mucho y al parecer después decayó estrepitosamente. Mi duda es si éstas series estadounidenses fracasaron porque buscaron una alternativa nueva a la fórmula ya existente (algunas no las he visto como para darme una idea) y erraron en el intento o fue sencillamente porque no ofrecían lo que el resto de las otras series sí hacía. Vamos, no es que quiera decir que el público de EUA sea amante de los clichés televisivos, pero hubo un tiempecito en que abundaron las series estilo C.S.I (con todas sus variantes) y los dramas médicos al por mayor. Pareciera como si necesitaran recurrir a las mismas variantes para asegurar un éxito. Él único que parece arriesgarse a algo distinto es J. J. Abrams quien apostó algo diferente con Lost y Fringe pero cuyo trabajo en Alcatraz parece que no dio el mismo resultado. Y es que si hay algo que no entiendo mucho es la volatilidad de la audiencia estadounidense. Hay series que, según yo, prometía más que aquellas cuyas temporadas son renovadas año con año pero, tal y como mencionas, algo muy importante es el equipo de producción que está detrás de cada producto.

      Algo como Elementary no pegaría en Reino Unido pero ¿lo hará en Estados Unidos?

      Eliminar
  3. La eterna duda de muchos es por qué han puesto a John Watson como mujer.

    Esto es quizá el punto que le duele más a los fans del clásico Sherlock Holmes. La respuesta a esta duda —si es que ha sido respondida por la CBS— yo no la he encontrado, así que sólo nos queda la mera especulación. Si toda la vida ha sido Sherlock Holmes y John Watson por qué ahora tendrían que poner a una mujer en su lugar. ¿Lo han echo sólo para variar el resto de las adaptaciones? ¿Dar un giro distinto a la famosa idea de el investigador y su fiel amigo? ¿Una serie sin 'amor' o 'tensión sexual' no pegaría jamás? ¿Porque así se ve más bonito o armonioso? ¿Temen que los fans empiecen a bromear sobre dos hombres solteros viviendo juntos en un departamento del moderno Nueva York? Otro opción es que hayan intentado separarse de la versión británica y la inmensa idea que se les ocurrió fue poner a una mujer como compañera de Holmes para que no se les comparara con ellos.

    Aun así no me convence nadita la idea. Se me hace una actitud tan conservadora. (Y al primero que diga que Conan Doyle era machista por poner a dos protagonistas masculinos le dio un zape).

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que es por ese pensamiento purista que quieren mantener,la relación hombre/mujer, esa tensión sexual y llevarla más allá de lo platónico; pero más que nada, a mi parecer tanto Sherlock como Watson parecen estar "muy fuera de su personaje", no dudo que Lucy Liu haga un tremendo papel, porque es gran actriz de eso estoy segura, y aunque la actuación de Lee Miller no me convence para nada, dicen (los que saben) que es un muy buen actor, no dudo de ellos, ni de llevar acabo el papel (y el reto enorme) que se les ha puesto enfrente, dudo de los escritores, guionistas y directores. Al final de cuentas, si tiene o no éxito; si logra o no las espectativas no me interesa, lo que sí me molesta es que la gente que tenga una pobre idea (o nula) sobre Sherlock Holmes se quede con lo que la TV vende, eso es lo que me molesta, una falta de respeto a Conan Doyle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer podrían intentar caer en la falta de respeto a una obra para el beneficio de quienes la han transformado hasta hacerla irreconocible.

      Si hay algo que me molesta de la industria del entretenimiento estadounidense (voy a generalizar, obviamente) es esa obsesión enfermiza de sentirse con el derecho de cambiar todo para que ellos se sientas muy a gusto con el resultado final (y esto aplica también a otras área de ese país xD). "Sacrificamos el canon para adaptarlo a nuestro pobre público porque no está acostumbrado a estándares diferentes".

      Pareciera que en Estados Unidos todo lo extranjero apesta y ellos intentan hacerlo a su manera. O creen —ingenuamente— que pueden hacerlo mejor. Muchas veces el resultado de esa osadía tonta de intentar hacerlo ‘mejor’ da como resultado porquería de filmes como Dragon Ball; y es allí cuando los espectadores estadounidenses reaccionan y reclaman para decir que no son estúpidos y que no están dispuestos a tragarse cualquier tontería que les pongan enfrente. Es un público inteligente, obviamente, pero están acostumbrados a que se les trate como reyes y esa culpa la tienen, en gran parte, las cadenas de entremetimiento. Piensan que son el centro del universo y todo lo demás gira en torno a ellos.

      Últimamente les ha dado por adaptar cosas extranjeras al suelo propio, allí está la película Akira y los planes para llevar a Neon Genesis Evangelion o Death Note a la pantalla grande pero al estilo americano y muchos fans de tales animes/mangas aclaman y reclaman a los cuatro vientos que aquello jamás ocurra, porque conocen de antemano que cosas horrendas pueden salir de allí. En lugar de ángeles nos pondrían alienígenas y en vez de shinigamis tendríamos seres celestiales. Son escenarios que a mí no me apetece encontrarme jamás.

      ¿Dónde está la línea que separa la adaptación de la americanización? A Mel Gibson casi se lo comen los críticos cuando señaló que la Pasión de Cristo y posteriormente Apocalypto estarían habladas en arameo y maya, respectivamente; no porque el resto del mundo no las fuera a entender sino porque EUA no estaba acostumbrado a películas cuya lengua no fuera la inglesa. "No querrán leer los subtítulos" pensaban. Claro, si acostumbran a darles siempre la comida masticada pues obviamente su actitud antes ciertas cosas siempre rayará en la superficialidad. Tal y como lo haría un niño malcriado.

      Pero Gibson sabía que el público estadounidense no era tonto y si los filmes eran bueno igual los verían… Y eso fue gusto lo que sucedió.

      La decisión de la CBS respecto a Sherlock Holmes y Joan Watson ya está tomada, no hay marcha atrás. Tendrán que apañarse con las decisiones que han hecho. Deben entender que probablemente se han equivocado y que de ello dependerá el fracaso abismal si el público sencillamente no se convence que ese muchacho con esa mujer son el mismo dúo inolvidable que Arthur Conan Doyle creó.

      Eliminar
  5. Me a fascinado el escrito y tambien los comentarios que están mas arriba. Yo sin duda alguna siendo muy fan se Sherlock trato de ver todo con cautela y hasta no ver el capitulo de Elementary no me atreveré a dar mi veredicto definitivo. En Tumbr he leído varias opiniones donde dicen que el Sherlock de la CBS se parece al de la BBC, a mi me da miedo pensar que se vayan a parecer. Tu que opinas???

    Un saludo!!!!! Tu blog me gusta mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario Amanda. :)

      En un principio tenía la misma preocupación que tienes tú. De hecho, cuando vi por primera vez el avance de la nueva serie, mencioné en Twitter que me había recordado levemente al protagonista de la BBC. Después miré un par de veces más el material de Elementary —esta vez con detenimiento— y me convencí de que el Sherlock de Jonny Lee Miller está a tres leguas de distancia del de Benedict, y sinceramente entonces dejé de preocuparme.

      Desde que el tráiler se difundió por Internet me he pasado regularmente por Tumblr y fue precisamente las reacciones que vi allí las que me llevaron a escribir este post. Se han dado muchísimas opiniones al respecto. La mayoría con distintos puntos de vista pero muy respetuosas, hay otras —las menos— donde algunos fanáticos de Sherlock (BBC) ven Elementary como un plagio inmenso y están indignadísimos. He leído también esos post donde mencionan que el personaje de Miller guarda semejanzas con el de Benedict, cosa con la que yo ya no estoy de acuerdo y me hace cuestionarme si estamos viendo los mismos avances y refiriéndonos a la misma serie con sus respectivos personajes.

      Para mí existen dos frases en concreto que me hace creer cuán distintos son los protagonistas de la serie británica y de la estadounidense:

      1. “Sometimes I hate it when I'm right”. Frase acojonante que se avienta el Sherlock Holmes de la CBS justo después de encontrar el cadáver de una mujer en el compartimiento secreto de un piso. Frase que el Sherlock Holmes de la BBC jamás diría. No en circunstancias parecidas. No en una escena del crimen. (¡Ni siquiera sé en qué momento la podría decir!). Si bien es cierto que la sociopatía del Sherlock de Gatiss y Moffat es algo que el de Conan Doyle no tenía —o por lo menos no en esa medida tan inmensa— es verdad que ambos comparten esa frivolidad. Son metódicos antes que sensibles. La frase de este Sherlock muestra su incomodidad a algo que él no deseaba encontrar: una mujer muerta. El otro, por el contrario, se habría congratulado él mismo por semejante hallazgo o hubiera criticado con brutal sarcasmo el hecho de que los investigadores no hubieran dado con algo tan obvio. Es demasiado rápido para ver por dónde va la CBS, pero en ese breve avance vemos a un detective que guía al resto de investigadores con la naturalidad que lo haría cualquier buen detective. Independientemente del hecho que su comportamiento en el lugar del crimen sea adecuado o no (como lamer la alfombra o dar pacitos por el piso) no vemos otra cosa que nos haga pensar qué otra novedad nos va a ofrecer la serie estadounidense con un protagonista que debería ser bastante peculiar comparado con el resto, (¡se supone que por esa razón sobresale de los demás!); pero no lo vemos, no porque tal cosa no exista, sino porque el avance es demasiado corto. El “Sometimes I hate it when I'm right” del Sherlock que vive en Estados Unidos es una prueba clarísima de que no será tan insensible como pretende serlo el de Inglaterra. Para el Holmes de la BBC no es una opción estar en lo correcto, es una necesidad. Él no se equivoca, nunca se equivoca. Jamás diría una frase como esa, mucho menos frente a un inspector de Scotland Yard como Lestrade. No va con su personalidad. En lugar de eso, Sherlock Holmes alabaría al criminal —sea homicida o suicida— o, por el contrario, criticaría arduamente su mediocridad. Sería brutalmente sincero. No sólo porque no entiende los estándares sociales sino simplemente porque no le apetece seguirlos. Lo último que le importa al Holmes de Gatiss y Moffat es, precisamente, la víctima.

      Eliminar
    2. Y la otra frase es:

      2. “I’m sorry” Si bien es cierto que John Watson fue quien sensibilizó a Sherlock Holmes un poquito (hablando de la BBC nuevamente), no lo hizo al poco tiempo de haberse conocido. Una disculpa habría flaqueado la personalidad de ese Sherlock y no era precisamente eso lo que él quería que su nuevo (y único) amigo viera. Incluso, cuando ya llevaban un par de años viviendo juntos la cara de John cuando Sherlock pide disculpas es realmente de incredulidad total (en A Scandal in Belgravia, cuando se disculpa con Molly Hooper), porque es una conducta atípica, propia de cualquiera menos de él. En el episodio siguiente vemos a Sherlock “ofendiendo” a la señora Hudson —y lo pongo entre comillas porque lo único que dijo fue la verdad—, cuando John le pide que baje y se disculpe con su casera éste le dice a Watson que envidiaba el hecho de tener una mente tan sencilla y tan poco usada como la suya. Argumentando, vamos, que para él pedir una disculpa era algo vagamente superficial. Un acto superficial que sólo está allí para fumar la pipa de la paz con el ofendido. Sherlock no tiene tiempo para eso; él quiere casos, necesita casos. Se aburre si los criminales se esconden y no salen a asesinar a víctimas inocentes. Hace lo que sea para conseguir lo que quiere, y si necesita mandarle un mensaje de texto a un John Watson que se encuentra a media ciudad de distancia sólo para que le preste el teléfono, lo hará. Si tiene que obligarle a correr por todo Londres para interceptar un taxi, seguirá teniendo la conciencia muy tranquila. Si su único amigo tiene problemas económicos porque no trabaja por estar acompañándole de caso en caso no sentirá un ápice de lástima por él; o por lo menos no lo mostrará. Si arruina la cita de su amigo y hasta le secuestran a la acompañante no es algo que al detective le quita el sueño. ¿Tiene que pedir disculpas por guardar dedos humanos o cabezas en la nevera? ¿Por tocar el violín a las tres de la mañana? ¿Por disparar a la pared cuando está aburrido? ¿Por abandonar a su colega frente a botes de pintura frente a la policía? Pedir disculpas es doblegarte ante la persona que recibe tal acción; Sherlock no hizo eso en un abrir y cerrar de ojos. Las disculpas que él le pueda dar a cualquier persona se tienen que ganar, no merecer. Lo mismo pasa para un ‘Por favor’ o un ‘Gracias’. No hubo un gracias cuando John le disparó al taxista desde un edificio cercano y le salvó la vida. No hubo un gracias cuando tomó de rehén a Moriarty en la escena de la piscina. Quizá el sentimiento de gratitud estaba explicito en un sentido sutil, pero la palabra no iba a ser pronunciada. No por el gran Sherlock Holmes. No en esos momentos. Frases que son pronuncias con bastante naturalidad por cualquier otro en él son santos griales, tesoros a los que no cualquiera tiene acceso.

      Quizá por eso me apetece ver Elementary, me siento mal por el hecho de que sea más el morbo lo que me mueve que las ganas de ver qué cosa nueva nos ofrecen xDDD.

      Aunque si me dan una sorpresa que incluya algo de novedad y originalidad no me molestaría en lo absoluto, eh.

      Un inmenso saludo. :)

      Eliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! :)