28 ene. 2013

Tengo un Vargas Llosa metido en la cabeza...

Amazon Kindle con teclado incluido.
Huston, tenemos un problema. En serio, tenemos un problema. Dejen lo que están haciendo porque esto es importante. Y grave. Sobre todo grave. Lo de tenemos (así en plural) es nada más para inyectarle drama colectivo a algo que en realidad no lo tiene pero... Verán, yo… eh… ¡No puedo leer un libro electrónico! ¡No puedo! ¡Lo he intentado y no; no me hayo, no me encuentro!

Lo que me da coraje de no poder leer un libro electrónico (ebook a partir de ahora) es precisamente el hecho de saber que es por puro capricho. Sí, es una ridícula y absurda rabieta infantil. Una de esas veces en que tu mente se niega terriblemente a cambiar una cosa por la otra; y eso es lo que detesto más: que mi subconsciente se niegue a creer que un ebook es un libro.

Verán, para mi cerebro un libro es una de esos objetos tradicionales de muchas hojas, con portada y contraportada y toda esa clase de cosillas físicas que se pueden palpar y oler (oh, el olor de los libros nuevos, viejos o guardados es uno de los placeres más grandes de la vida; la octava maravilla del mundo). Mi pensamiento es absurdo y lo es porque no es verdad. Incluso la RAE con su lentitud extrema para incluir ciertos términos en su siempre cambiante diccionario acepta desde hace mucho tiempo que un libro no es una serie de hojas encuadernadas sino algo más.

Existen, por supuesto, los puristas, los que se negaran por los siglos de los siglos a aceptar los ebooks y los desprecian desde lejos. Yo no soy una de ellos y dudo que lo sea algún día. El gran Mario Vargas Llosa, ganador del premio Nobel de Literatura, sí es uno de ellos. Yo discrepo respecto a su opinión de los libros electrónicos (y respecto a otras muchas cosas), pero es su humilde opinión y se le respeta.

Quiero que los ebook me gusten porque a la larga vale la pena, y económicamente hablando son una chulada inmensa. Raramente un libro en formato digital cuesta más que uno físico (aunque se dan las absurdas excepciones) y eso siempre se agradece. El problema aquí, además del antes mencionado, es que soy una friki absurda de ciertas cosas. Por ejemplo, para escribir este post necesito hacerlo en Microsoft Word, con fuente Verdana número 10 e interlineado de 1.5; si no lo hago de esa manera nada fluye de mi cerebro, me quedo bloqueada o todo lo que escribo me parece la mar de absurdo y no me convence. Es algo ridículo y tonto pero cada post que han leído en este blog fue creado así. Jamás he creado un post a mano y después pasado a formato digital, ¡es un post para mi blog; o lo escribo en formato digital o no lo escribió jamás! Y detesto ser tan estricta en esas cosas. Para leer un libro es igual; éste tiene que tener una portada, hojas y ese olor que me enamora, si no lo tiene no es un libro, es sólo un texto.

He intentado leer libros digitales en la PC de casa, en mi laptop, en mi mini tablet y en mi teléfono celular; he fracasado en todos; desde clásicos hasta simples ensayos… no funciona. Siento que tales aparatos se deben usar para otra cosa, no para leer libros. Leo extensos post e incluso novelas cortas o cuentos en algunos blogs y no tengo problema alguno, los consumo de un tirón; pero si abro clásicos o contemporáneos termino por cansarme de leer apenas paso a la tercera o cuarta página. Es detestable, lo sé. Recuerdo cuando empecé leer “El mundo y sus demonios” de Carl Sagan en mi laptop y me aburrí un par de capítulos después. Sí, me aburrí y no lo podía creer. Al poco tiempo Red de Libros Escuinapa me lo prestó por un par de semanas y siete días después ya lo había devorado de principio a fin. Y qué chulada de libro, eh. Una preciosura. ¿Por qué de forma digital no lo disfruté y de forma física sí? Quizá sea porque no puedo tomar mi laptop con su pantalla de 15’ pulgadas y acostarme en mi cama mientras leo un ebook de esa forma. No es incómodo, es lo que le sigue; y además de eso es absurdo y caliente. Dante, mi portátil, es inmenso y de pilón su ventilador interno no le funciona; desconectarlo del ventilador externo que tiene es una sentencia de muerte: a los quince minutos se apagaría por sobrecalentarse tanto. Tengo una mini tablet Skypad Pocket de casi cinco pulgadas que es una ternura inmensa y ahí guardo 150 ebook de diversos autores y títulos con géneros variados pero ninguno de ellos está leído totalmente; la pantalla me cansa, es muy pequeña y detesto lo rápido que me arden los ojos al intentar seguir más allá de la página 20 ó 30. Para ver videos y películas no hay ningún problema, para los juegos tampoco pero para ebook… no. Ya ni hablemos de mi celular que lo alabo en todos los aspectos menos en ese. :(    

Existe algo para leer los libros digitales ¿saben? Sí, muchos ya lo saben. Los lectores de libros electrónicos o ebook readers son los que cumplen con esa función. Quiero uno (sí, toda la chorrada que escribí arriba era sólo para decir esto xD). No quiero un Kindle Fire que más que un lector es una tablet; quiero sólo un aparato que pueda usar única y exclusivamente para leer libros, no para escuchar música, ver películas o navegar por internet; ya tengo otros aparatos que cumplen maravillosamente esa función. Quiero un lector sencillo, sin muchas funciones, como el de Librería Gandhi o alguna de las versiones económicas del Kindle de Amazon, que según me dicen por ahí son una chulada.

Empezaré a ahorrar desde esta quincena y quizá para mi cumpleaños (JAJAJA, NO) o Navidad ya tenga en mis manos el primer lector de libros electrónicos (jamás en mi vida he tenido uno en mis manos, en serio); ya para entonces tendré mi propia colección de ebooks, empezando por los de Neil Gaiman y John Green que tengo pendiente desde hace meses, literalmente. :)

PD: Qué dramas más absurdos tengo.

PD2: Si alguien por ahí sabe de la versión digital del libro “Tengo una pistola” de Enrique Rubio le rendiré pleitesía toda la vida. 

2 comentarios:

  1. Me atrevo a apostar, y dejo este comentario como testigo, que cuando tengas un Kindle o cualquier lector de libros electronicos... no podras leerlos tampoco ahí, te va a cansar de la misma manera que los demas medios digitales lo han hecho, sorry, eres una viejita chapada a la antigua, asi de sencillo :3 te quiero. XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso me gustaría probar uno antes. :( Leer algo cortito ahí, que se lea rápido. He hablado con otros blogger que tenían el mismo problema que yo y dicen que un lector es diferente a una laptop o a una tablet, se ve diferente, se siente diferente; pero cómo saberlo si nunca he tenido uno en mis manos y las jodidas tiendas que me rodean no se dignaran en poner alguno de prueba. >__<

      Quiero cambiar de parecer porque joér es un horror andar cargando con un libro de 500 páginas en tu bolsa todos los días y de esa manera el traslado sale menos pesado xD. Ni qué hablar de aquellos libros que jamás podré conseguir en formato físico por lo absurdo del precio o por el simple hecho de que están del otro lado del mar y nunca han sido publicados en México. Pagaría por ebook, en serio lo haría. :)

      Y creo que sí estoy chapada a la antigua pero recuerdo que hace seis meses decía que me parecía un insulto ver una película en una pantalla tan pequeña como la de mi tablet y ahora lo encuentro la mar de atractivo. Así que albergo algo de esperanzas. xD

      Eliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! :)