23 nov. 2011

Yo soñé que vendía todo (1° parte).

Una partecita de las cosas que venderé.
(Y mientras escribo esto me pregunto,
¿dónde dormiré yo si mi cama está
repleta de mercancía? O__O)

-----------------------------------------------------------------
Esto apunta a ser un fracaso —pero de los grandes— desde el principio, pero igual lo intentaré porque quizá me dejará alguna enseñanza (o me hundirá en la depresión estacional más grande de mi vida, ROFL).

¡VOY A HACER UNA VENTA DE GARAGE!


*sonidodegrillos.mp3*

Como dije antes, es algo bastante tonto. Tanto que me han ofrecido desistir de la idea porque nadie creé que logre vender algo. Algo de razón debe de tener; no estoy vendiendo cosas de mucho valor. Quizá lo que mejor se pudiera vender es la bicicleta arrumbada en la parte frontal de la casa. Lo demás son revistas, juegos de mesa casi nuevos y completos, balones oficiales de la Selección Mexicana durante el pasado Mundial y una de esas famosas camisas negras totalmente nueva. Figuritas de hadas o cartas de Yu-Gi-Oh! Además de varias mochilas, porque si hay una mala costumbre que siempre tuvimos en esta casa fue comprar mochilas cada año escolar, cosa innecesaria porque muchas de ellas quedaron arrumbadas y nuevas.

Mi hermano y mi papá insisten en que no se va a vender nada o casi nada. Yo ya vendí todo en mi mente y pretendo que esto me ayude a llevarme bien con el dinero y con las personas al mismo tiempo (cosa que actualmente me resulta imposible). Mi objetivo es lograr juntar $2,000 ¿lo lograré? No, seguramente no. Pero el hecho de ponerme de tope ese dinero me servirá para defender el precio de cada producto en caso de que llegara un vendedor. Y también he puesto una fecha límite: esto se debe de vender ANTES del 18 de diciembre, pues con esos $2,000 quiero comprar algo que no venden en México (sí lo venden pero a un precio estúpidamente exorbitante, gracias), y para conseguirlo tendría que pedírselo a mis tíos para que lo trajeran consigo antes de las vacaciones decembrinas.  

Mi hermano menor también tiene pensado comprarse algo este diciembre pero la ventaja es que a él lo mantiene el gobierno y a mí no XDDDDD, así que me las apaño solita. 

¿Qué sucede si mi proyecto fracasa? Pues no lo sé, no creo que tenga una Navidad tan depresiva como la que tuve el año pasado, cuando deseaba exactamente lo mismo porque tenía empleó y antes de año nuevo ya lo había perdido :(. 

Para seguir de cerca los avances de mi locura de garaje pueden seguirme en Twitter @lindakml88 o en Facebook, donde ya mostré mi primera experiencia mercantil xD.

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejar tu comentario! :)