21 feb. 2014

El océano al final del camino de Neil Gaiman

Es de Sarai pero yo se lo regalé...
 y después lo confisqué, ejem. :)
Hace casi un año me prometí a mí misma que ya no actualizaría mi pequeño blog El Rincón de los Libros sin Leer por diversas circunstancias, entre ellas el hecho de no tener mucho tiempo para leer y menos para actualizar el blog (cuando lo abrí yo era una desempleada y estudiante errante universitaria sin un rumbo fijo, después conseguí trabajo), y además, ya de por sí era demasiado complicado mantener un blog como para tener la constancia de actualizar otro. Pero quizá la razón más importante fue no tener palabras para expresar qué tanto me gustaba un libro o no. No me apetecía darle puntuaciones y poner en consideración únicamente mío algo que podría depender más del lector, como individuo; sobre todo porque considero que aun me falta mucha experiencia en este mundo. Soy una analfabeta literaria, me falta sumergirme en muchísimos clásicos y ampliar mi lectura a otros géneros (las novelas románticas me dan repelús, por ejemplo, y las juveniles también), así que decidí dejarle esa labor a aquellas personas que en verdad lo saben, no como críticos sino como simples lectores acérrimos. Eso sí, sigo muchos blogs y otros tantos canales en YouTube de gente que se desvive opinando sobre todo trabajo literario que le llegue a las manos y, mientras tanto, yo me aparto del camino y disfruto desde el otro lado de la pantalla. Lo considero mejor así.

Pero luego sucede lo que sucedió con esta novela de Neil Gaiman y me cuesta muchísimo quedarme callada. Pasaré olímpicamente de la historia, la sinopsis y la reseña (pueden leerla aquí), e incluso de la opinión misma. Lo cierto es que acabo de terminar la última página del libro y no tengo la menor idea de qué es lo que pondré aquí pero siento que tengo que hacerlo y no sabría muy bien explicar el por qué. No voy a puntuar este libro, no lo voy a catalogar de bueno, malo o excelente, pero a mí me ha parecido curioso, y lo digo desde el punto de vista de alguien que jamás ha leído un trabajo de Gaiman.

El Océano al Final del Camino me ha parecido un libro extrañamente personal, pero no estoy hablando del autor sino de mí misma. Dudo muchísimo que un niño pueda disfrutar (sufrir, recordar, soñar) este relato tanto como lo haría un adulto. Y tampoco estoy hablando de cualquier adulto, sino específicamente aquellos cuya infancia fue diferente al resto; parecida a la del protagonista, y por ello no significa que hayan crecido en una granja. El concepto va más allá.

Este personaje en cuestión, regresa al lugar donde vivió su primeros años para recordar un momento específico de su vida, cuando tenía 7 años. A partir de ahí, Gaiman juega con el lector entre momentos vívidos y recuerdos, pero inevitablemente la historia calará más en unos que otros, sobre todo en aquellos que, siendo pequeños, vivimos en el aislamiento voluntario, con un nulo círculo de amigos, una extroversión aplastante y echábamos a volar nuestra imaginación en la extensión de un patio con árboles o un libro con viejas historias. Llega un punto en la novela en la que la historia en sí pasa a segundo plano (más allá de la mitad) y los objetos y el paisaje te recuerda a algo ya vivido. A algo anclado en tu subcontinente que no puede salir. Resultar curioso y un tanto aterrador porque he leído muchísimos libros en mi vida y ninguno ha conseguido lo que este hizo: colarse como un viejo conocido entre mi memoria. Ni siquiera sé cómo ponerlo en palabras. Por ponerles un ejemplo chiquito: hasta este momento no entiendo por qué el libro me recuerda a la casa de mi abuela, más concretamente al inmenso patio que tenía. Y digo que no lo entiendo porque la historia transcurre en una granja y bueno, yo conozco la granja de mis tíos, y si pudiera imaginar un lugar para ubicar esta historia sería en un sitio así ¡no en la casa de mi abuela! xD ¿Ven a lo que me refiero? No sé, es una sensación bastante rara. El libro me ha fascinado, eso sí, pero no término de entender por qué tengo esta sensación de vacío en el estómago, como cuando sabes que has olvidado algo muy importante y tratas de recordarlo y no puedes.

PFFFF, iré a consultarlo con mi almohada y con los sueños. >_<

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejar tu comentario! :)