9 ene. 2009

24 horas despues...


(Escrito en mi celular 24 horas despues de que Kuro se fue)...

¿Donde te habrás metido,
como para haberte ido
sin siquiera despedirte,
pequeño jaguar?

La ciudad es una selva peligrosa
donde la maldad se encuentra
en cada rostro y cada esquina.

No sirve de nada usar allí
tus dañadas garras
para defenderte,
ni maullar pidiendo auxilio
para que alguien vaya a buscarte
cuando estés en peligro.

La ciudad es despiadada
y sus habitantes son animales crueles
que podrían llegar a temerte
solo por tu color;
y cuando el hombre teme, mata,
quizá ese sea su más grande error.

Así que no te le acerques,
aléjate cuando los veas salir de sus casas
y encender sus implacables autos.
Huye de los niños que te lancen piedras
y trae de regreso las aventuras
que viviste donde hayas estado.

Pero afuera hace frio por las noches,
y de día los autos pasan
como elefantes despavoridos,
mientras el ocaso cae,
los matones salen de sus moradas
buscando con la mirada a la próxima victima.

Quisiera imaginar que
ahora estas con
Mowgly*
planeando la próxima
travesura por hacer.

Pero ¿sabes algo?
aquí te extrañamos todos:
dejo la puerta abieirta esperando a que vuelvas,
y Matsu abre los ojos
cada vez que oye crujir
las escaleras del patio.

No lo olvides, pequeño,
tu plato esta servido, tienes agua en el tazón,
y la luz de atras esta encendida,
esperando impaciente
el día que se te ocurra regresar.


----------------------------------------------------------
Ya han pasado 48 horas desde que se fue. No ha vuelto.

Resulta curioso esas pequeñas cosas que uno hace como si fuera simplemente un reflejo:

Servir las croquetas en los dos platos cuando solo queda un gatito en la casa. Mirar hacía abajo al caminar tratando de no pisar a "ninguno de los dos". Escuchar un maullido y afinar el oído esperando que este no haya salido de la boca de Matsu. La decepción que viene después de corroborar que efectivimante el maullido venia de Matsu. Dejar entre abierta esa puerta que usualmente esta cerrada, esta vez, esperando quiza inutilmente que Kuro entre por el pequeño agujero por el que salio por ultima vez. Salir de casa y al regresar buscar en todas partes y habitaciones esperando verlo salir de repente, creer ilusamente que regresó, que todo volvió a la normalidad.

Ya han pasado 48 horas y yo no se que sé hace en estos casos. Nunca había tenido un gato que sée fuera y no regresara. Nunca había tenido un gato y punto. ¿Cómo vive uno con esa especie de vacío que deja un ser indefenso que se fue y no volvio? ¿Cómo llena uno esa sensacion de incertidumbre de imaginar si esta vivo o muerto, o en peligro, o con hambre, o con frio? ¿Como se duerme tranquilamente durante las noches?...¿eso viene en algún manual? ¿me lo enseñaran algún día en veterinaria?...¿Cómo supera uno esto?... No lo sé. Quizá jamas lo sepa.

Mientras salgo a la calle y mis ojos bailan de una calle a otra, de un techo a otro, de una casa a otra esperando ver una bolita de pelos negra que me reconozca desde la distancia. 

Lo seguiré llamando por su nombre durante las tardes mientras agito la bolsa de croquetas esperando verlo venir en seguida para comer, y la luz de afuera quedara encendida mientras alguien de esta casa decida apagarla cuando nos resignemos a la idea de que el pequeño Bagheera* ya no va a volver.

------------------------------------------------------

*Uno de los nombres más comunes con los que se conoce a la raza de gatos Bombay es Bagheera que hace referencia a el jaguar negro que aparece en la historia de "El Libro de la Selva".

1 comentario:

¡Gracias por dejar tu comentario! :)