7 feb. 2009

El lado Coca-Cola de mi vida...


Tengo ganas de una Coca-Cola bien helada. Soy adicta a esta bebida mientras tenga dinero, ya lo he dicho anteriormente.

La mini Coca-Cola que aparece a un lado del Cubo de Rubik es la que suelen comprar los niños de la escuela que está a un costado de mi casa en Escuinapa, ellos la llaman "Coquita" ya que es muy pequeña. Es de 237 mililitros y un adulto promedio se la termina en dos o tres tragos, a los niños les dura unos seis, su costo es de aproximadamente 3 centavos de dolar americano (mucho menos ahora que estamos en crisis y el dolar esta por la nubes ¬_¬). Yo compré esta que aparece en la imagen para tenerla de colección, en pleno 2009 sigue cerradita y no ha sucumbido a mis tentaciones de fin de mes.

Esta fue una de las ultimas imágenes que tomó mi difunto Nokia 3220.

Ayer me di cuenta de que había extraviado mi tarjeta de crédito, no se cuando ni donde ocurrió pero apenas ayer me entere mientras estaba en la escuela, lo primero que hice después de la búsqueda que empece como sabueso dentro de mi mochila fue tomar el dinero e ir a la maquina de bebidas por una coca-cola. Esta bebida me tranquiliza, me lleva a las nubes (y me daña los riñones mientras carcome mis intestinos), estaba bien helada, casi a punto de congelación, justo como me gusta, me olvide por completo de la tarjeta de crédito, del dinero que contenía, y del sermón que me iba a soltar mi padre cuando se enterara de mi descuido. Al trabajar en un banco mi papá sabe mucho sobre fraudes y robo de identidad, aunque por suerte la tarjeta no llevaba ningún nombre.

La Coca-Cola sabe mejor si va acompañada de otra cosa, como por ejemplo, unas frituras.

Recordé que cuando era niña mi papá me dio una tarjeta de su banco donde aparecía mi nombre, también tenia una mi hermana y mi hermano aunque solo era un bebé. La tarjeta que me dio no tenia dinero pero yo no lo sabía y esa edad creía que todos los niños poseían su propia tarjeta bancaria. En una ocasión la lleve a la escuela para enseñarla a mis compañeros, jamás lo hubiera hecho, no me dejaban de llamar "la presumida", "la rica"... un niño me llamó, "la millonaria". Los niños nunca están conscientes de los daños psicológicos que pueden crearles a otros pequeños. Los traumas. Yo nunca volví a mostrarles algo nuevo que tuviera en mis manos, ni los regalos de navidad, ni mi ropa nueva, cuando me preguntaban, "¿Ese traje es nuevo?" siempre respondía que no... aun hoy lo sigo haciendo. 

Tengo esa manía de ocultar todas las cosas nuevas a los ojos de los demás.

No me interesa que ellos sepan las cosas nuevas que yo tengo, por que probablemente ellos no tengan la oportunidad de tenerlas o por el contrarió tienen cosas mucho mejores.

Pero en México, por fortuna la Coca-Cola esta al alcanze de la mayoría, por lo que cuando la tomo no me escondo de nadie.

^-^

1 comentario:

  1. wa, yo si presumo >_> es q... necesito atencion, eso dice mi psicologo T_T

    si te he hecho sentir mal cuando presumo algo, gomen nasai K-ri-chan!!

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! :)