19 nov. 2009

¿Cuando decidieron que el sabio tenía que morir?


-------------------------------------------------------------------------------------------
Está allí desde hace tiempo. Estaba allí antes que nosotros. Estuvo allí después del sol y aun así tuvo la osadía de ponerse en su camino y evitar, con un poco de magia y pericia, que los rayos del astro rey tocaran la tierra.

Era astuto, y gigante, y sabio. Como ese anciano que te mira sentado en silencio en la casa más antigua de tu barrio. Había poesía en sus ramas. Había sueños en sus gastados brazos. ¿Puedes ver lo que yo veo? ¿Puedes atreverte a ofenderlo? ¿Tienes el valor si quiera de pararte frente a él y ofrecerle un insulto? ¿Tu desprecio? ¿Puedes tirarlo, desaparecerlo, olvidarlo, sólo por que te molesta?

¿Y que te molestó de él? ¿su sombra? ¿su sabiduría? ¿la dulzura de su vejez?; ¿La monotonía de su existencia? ¿La aparente eternidad de su presencia? ¿O fue tu envida? por esas miradas que se fijaban en él y no en ti.

¿Ya no te gustaban las arrugas de su piel? ¿O tu vida peligraba por él?

¿Sabes tú cuantas tardes de mi infancia soñé con acostarme en sus sombras? ¿Revelarle mis secretos de primaria y pintarle mi nombre en su tronco? No tienes ideas de cuantas tardes. Nunca sabrás cuantas primaveras me cegaban sus ramas y cuantos otoños añoraba la grandeza de su follaje.

Y como los abuelos, ese gigante hasta calvo era hermoso.

Ya no podré soñar con ser mayor y comprarme esa casa para que aquella monstruosidad fuera mía. Ya no hay árbol por mirar. Ya no podré imaginarme entre sus brazos. Ya no esperaré ansiosa ninguna primavera por que ya no podré contemplarlo. Ya no podré defenderlo de tanta humanidad y temor.

Miro la única fotografía que tengo de él y me hago poco a poco a la idea de que su existencia eterna a sido reducida a unos cuantos píxeles y no puedo evitar sentir nostalgia al pasar por aquella calle y ver como los implacables rayos del sol golpean la tierra que un día fue cubierta con la sombra de un ángel.

4 comentarios:

  1. Que indignación siento cuando se refieren a un arbol como una gran molestia. En la escuela donde trabajo estan a punto de tirar 6 arboles hermosos. Pero, pues solo nos queda, al ver morir un gran sabio, plantar y ver crecer otros dos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. T__T A mi también me molesta mucho eso. En la escuela que está enfrente de mi casa también piensan derribar otro no tan grande como el de la foto pero siempre ha estado allí T_T....es una tristeza por que lo que piensan poner allí es cemento, ni siquiera otros nuevo arboles.

    ResponderEliminar
  3. Estimada Linda

    Deseo que en esta ocasión puedas responderme.

    Mi correo es reguevara67@hotmail.com

    Al igual que tu, yo escribí sobre lo doloroso que fue ver al que llamé "el último gigante" reducido a la nada.

    Tengo una página a la que espero accedas cuando te sea posible: www.guevarateinforma.com

    Espero que me puedas autorizar que publique este escrito. Es extraordinario, como la gran mayoría de lo que he leido de ti.

    Quiero publicarlo en la página que te señalé y en "El Sol de Mazatlán" donde escribo a diario pero los domingos es cuando lo hacen mis amigos, como yo te considero.

    Espero pues tu respuesta positiva. Estoy conciente de tu natural timidez, en ese sentido puedes decirle a tu mami "la floris" o "al mon" tu papá, para que a através de ellos, me mandes agún comentario al respecto... Gracias, porque existes.

    Ramón Eduardo Guevara

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas gracias por el comentario!

    He mandado un correo electrónico a la dirección de e-mail, espero que llegué :D

    Pero por si no llega también lo digo aquí: por supuesto que se puede publicar el escrito, no hay ningún problema. Me encantaría que otras personas tengan la posibilidad de leer de otra manera. Desafortunadamente no todos en este país tiene la oportunidad de acceder a internet.

    Un saludo y gracias por leer.
    ^-^

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! :)