3 nov. 2009

Kyoku y Toto... volviendo a comenzar.

Hace un par de meses :)
-----------------------------------------------------------------------------------------
Me tienen las manos, los dedos y los pies arañados hasta el hartazgo. Tienen una manía casi enfermiza de morder mis audífonos blancos. Les gusta jugar al brinca-brinca entre el mueble de la TV, la mesa donde tengo mis libros y la de mi laptop. Pasan por los teclados del ordenador como Pedro por su casa. Tienen una costumbre tonta de comer Whiskas fuera de su plato. Sentarse en mi hombro a la hora de que estoy tomando mis sagrados alimentos. Morderme los pies cuando notan el movimientos debajo de mi cobija. Y maullan un centenar de veces cada vez que me ven en la cocina. Afilan sus garras en el respaldo de mi silla, en la mochila de Dante y en mis calcetas (WTF?). Y a pesar de todo esto se me derrite el alma y el corazón cada vez que los miro, todo esto acompañado, claro está, de la cara más idiota que puede poner una amante de los animales en estos casos ♥.

De los cuatro gatitos que tuvo Kenzo hace casi 5 meses nos quedamos con dos de ellos, Toto (el único macho) y Kyoko (hembra). Su mamá, Kenzo, la gatita que vino a nosotros un día y nos robo el corazón, ya se fue. No se murió, se fue. Bien se la pudo robar alguien y ella ni cuenta se dio, era la mar de confiada esa gata, le enseñaba la panza a cualquier ser humano que se le plantara enfrente, así que no me sorprende en lo absoluto que se haya ido un día y ya no volviera. Espero que esté en buenas manos la condenada. Es el cuarto gato que se nos va. Vaya egoísmo el de estos animalitos XDD.

Toto y Kyoku son muy unidos, sólo íbamos a quedarnos con el gatito pero no pudimos separarlos, y ahora aquí los tenemos, disfrutando de su compañía y su buena vida. Cada quien tiene su carácter, muy único cada uno. Toto es igual que su madre. Le pueden dar tres maromas en el aire y el feliz de la vida, Kyoku, por el contrario es más tímida, no le gusta que la tengan en brazos y tampoco le gusta estar separada de su hermano. He notado algo curioso desde hace un par de días: cuando se duerme y Toto no está a su lado se despierta cada 5 o 10 minutos maullando, los hace un par de veces medio dormida y vuelve a cerrar los ojos, al rato se repite la historia, no queda contenta hasta que su hermano va y se acuesta a un lado de ella. Me enternecen el alma estos dos ♥.

Me agrada que a ninguno de los dos les guste salir de casa. Su vida de gatos consiste más que nada en comer, jugar y dormir, y todo eso los saben hacer a la perfección. Esperamos que duren muchos años por aquí.

1 comentario:

  1. No. 1.- No te preocupes, si no me visitas, el que a mi me guste leerte, no significa que a TI te guste leerme.

    No. 2.- De nada por la calaverita, pero descubrí que la muerte -al igual que yo- es una ignorante en el manga... jejeje

    No. 3.- Estan hermosos los gatos, lástima que solo te queden 2.

    No. 4.- Por eso y muchas cosas más, amo los gatos.

    No. 5.- A mi casa, también de la nada se apareció una gata para dar a luz y tuvo 4 gatos, y ahora son parte de la familia! :D Que hermosos regalos te da la vida!:D

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! :)