24 nov. 2010

Un domingo en la plaza del pueblo...

Parte trasera de la Plaza Corona. La imagen no es reciente fue tomada hace un par meses. 
--------------------------------------------------------------------------------------------
¿De dónde viene aquella tradición de llenar las plazas de los pueblos y ciudades todos los domingos por la noche? ¿Acaso a alguien le importa la respuesta?

La plaza Corona de la ciudad de Escuinapa hierve bulliciosa con la constante vocecitas de niños que juegan alrededor. La magia de la infancia radica muchas veces en aquellos domingos en la plaza del pueblo, persiguiendo a otros niños, comprando juguetes baratos en rústicos puestos que se abarrotan cerca de la Iglesia del pueblo, pintándose la cara en algún pequeño comercio a las orillas del kiosco o decorando alguna escultura de yeso mientras sus padres hablan de los planes de estos días de invierno y crisis.

Los feligreses salen de la última misa del día y con ellos, abrigados tras la ropa que les cubre del frío, se abrigan también los pecados nunca confesados. Se pierden entre la multitud que se encuentra en la plaza, se sientan en las bancas, caminan por sus pasillos, platican sobre la rutina aburrida y los pecados del prójimo.

El ambiente huele a Hot Cokes y esquites, y un grupo de niños juegan a saber quién brinca más alto en aquel brincolín en forma de castillo. Príncipes valientes que esquivan pulpos y dragones de helio. Princesas voladoras que lloran a la hora de bajarse del castillo.

Un grupo musical se escucha de fondo entonando canciones que en otros tiempos otros hicieron grandes para que quedaran en la memoria colectiva. El Palacio Municipal custodia a los ciudadanos y los policías buscan el calor frotándose las manos y tomando una coca-cola bien helada. En el sitio donde se estacionan los Taxis una vieja televisión proyecta el programa aburrido de alguna televisión nacional mientras los taxistas sueñan con escapar muy lejos de allí.

El mundo gira, sigue su curso, y con él también lo hacen las personas que lo habitan, nadie se detiene a verme; mucho menos en una plaza donde hay cosas más interesantes que hacer que fijarse en mí. No hay maldición que caiga sobre mi cuerpo y las cosas que me hacen diferentes resultan invisibles los domingos por la noche en la plaza del pueblo, donde las familias pasean a sus hijos y a sus perros, donde olvidan por momentos aquellas jornadas laborales y se llenan de horizontes nuevos y divertidos.

Un anciano con un bastón de madera pasa a mi lado y me da un cálido "Buenas Noches", yo le respondo lo mismo con cortesía. La pelota de una nena rueda a mis pies, ella se acerca la recoge y sonríe, yo le devuelvo la sonrisa. Escuinapa vive un domingo como cualquier otro y en este momento soy sólo una más en medio de un tumulto de gente. No hay ataques de ansiedad ni pánico pues me he dado cuenta que la gente camina, se envuelve en su propia burbuja y decide ignorarme a mí y a todos los demás.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
* La psicóloga me dijo que  fuera un domingo a la plaza de la ciudad y estuviera allí unos minutos y que plasmara en una hoja lo que había visto y sentido en aquel momento. No es el escrito original pues yo entregué aquella hoja escrita a mano por lo que no guardé ninguna copia, pero la esencia es la misma.

4 comentarios:

  1. Anónimo8/12/10 7:53

    Hola, muy interesante el post, saludos desde Argentina!

    ResponderEliminar
  2. me encantaa en serio!!! a mi tambien me gustaria hacerlo, de hecho lo haré algún día

    ResponderEliminar
  3. La pregunta es: En serio vas al psicologo??? De hecho, yo te veo mas cuerda que muchos otros!!! jajaja

    Saludos y feliz navidad.. jo jo jo!!!

    ResponderEliminar
  4. ●•• √эиuⓩ ••●

    Síp, voy con una psicóloga por decición propia. Quería comprobar por mi misma que no estaba equivocada y que tenía sentido la sintomatoligía que presentaba.

    Ir con una psicologa me ha ayudado a comprender la Fobia Social, pero no, no la puedo superar aun. No sé cuándo ni cómo, ni siquiera sé si algún día lo podré hacer. Aun las personas me parecen demasiado complicadas y aun prefiero la soledad a estar acompañada, por desgracia este mundo no se hizo para las personas que disfrutan de la soledad =I

    Un saludo ^--^

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! :)